• Novedades
  • Hardware
  • Software
  • PC
  • Xbox
  • Playstation
  • Eventos
More
    Home PC 11-11: Memories Retold

    11-11: Memories Retold

    Resumen

    Un juego de la primera guerra mundial distinto, enfocado en la historia y en lo humanitario, y no tanto en la dificultad de los puzzles. Con un estilo visual muy particular e innovador, transporta al jugador dentro de una obra de arte en movimiento.

    Creado en colaboración entre Digixart y Aardman Animation Studios, y con BANDAI NAMCO como editor, 11-11: Memories Retold es una aventura narrativa, presentada en un estilo artístico, que nos ofrece una historia bastante emocional en el contexto de la Primera Guerra Mundial. Fue lanzado el 8 de noviembre de 2018 para PS4, steam y Xbox One. En tecnogaming te contamos nuestra experiencia.

    Gráficos:

    Normalmente empezaría una review hablando de la trama o del contexto general, pero en este caso me parece inevitable remarcar el estilo de gráficos que se utiliza en el juego. Todo parece como dentro de una pintura al óleo, pueden verse las pinceladas, cada una con distintas tonalidades y colores. Desde el comienzo del juego esto resulta totalmente llamativo e interesante, una manera muy artística de contar una historia.

    Si bien los elementos son poco nítidos, el juego se las rebusca para generar entornos y escenarios sumamente detallados y bellos.

    Se nota a simple vista el gran trabajo artístico que tiene de fondo.

    Historia

    Dicho esto, podemos adentrarnos en la historia. Al comenzar una nueva partida nos pondremos en la piel de dos personajes principales: por un lado, tenemos a Harry, un joven fotógrafo canadiense que se enlista en el ejército para ganar fama en su profesión y impresionar a la mujer que ama. Por el otro está Kurt, un ingeniero alemán que se enlista para encontrar a su hijo desaparecido en combate.

    Los personajes se sienten sólidos, cada uno con su personalidad y fiel a sus principios y su moral. Ambos van enfrentándose a una serie de eventos que los unen y los llevan a situaciones límite. Se puede decir que son dos personas comunes, contando sus experiencias al vivir la guerra desde tan cerca.

    Tu propio camino

    11-11: Memories Retold tiene 7 finales distintos, a los que uno puede acceder re-jugándolo y tomando distintas decisiones a medida que se desarrolla la trama. El gameplay se basa, a grandes rasgos, en resolver puzzles no muy complejos y tomar pequeñas y algunas grandes decisiones, que van cambiando la marcha de la historia.

    Cada protagonista tiene sus propias características, su oficio, hasta incluso su “mascota”, la cual podremos manejar en alguna que otra ocasión. Harry puede tomar fotografías en cualquier momento y documentar lo que el jugador quiera, mientras que Kurt tendrá que arreglar unas cuantas radios en el transcurso de la trama.

    Es interesante como algunas cosas afectan en nuestro camino, por ejemplo, los objetivos que decidamos fotografiar con Harry influyen en el desarrollo del personaje, de su moral y sus relaciones con otros NPC. Así también, las cartas que Kurt le escribe a su hija influyen en su parte del relato.

    El elemento de la fotografía suma mucho al juego, uno podría ir buscando los mejores paisajes, ángulos, personajes, todo para sacar la foto perfecta.

    Constantemente se incluyen nuevas mecánicas, que aportan a que no se vuelva repetitivo. Algunas de éstas son: controlar al gato y la paloma, puzzles cooperativos en los que se debe cambiar entre los distintos personajes y pequeñas misiones opcionales para ayudar a otros soldados. También nos da la posibilidad, en algunas ocasiones, de elegir con que personaje queremos empezar jugando el capítulo.

    Sonido

    Cada sonido se diferencia perfectamente y da el toque justo para que uno entre en la historia que se narra, para que uno se sienta dentro de la trinchera, del campo de batalla, de la ciudad o de los campamentos. Estos pequeños efectos como pasos en distintas superficies, ruidos de botellas, ronquidos, la actuación de voces de los personajes, entre otros, resaltan la intensidad del arco argumental y de las interacciones con el ambiente, dándole un gran realismo al juego. Éste aspecto se nota muy cuidado y pulido.

    Pueden escuchar parte del Soundtrack oficial aquí.

    La música es muy adecuada a las distintas circunstancias, y aporta mucho a la hora de generar el clima o el sentimiento necesario para esa escena.

    Performance

    Si bien no tiene requisitos del sistema muy altos, parece estar muy bien optimizado. Con una Geforce GTX 1080 con 16GB de RAM y un Core i7 7700, se mantenía en unos 140 a 160 cuadros por segundo, con gráficos configurados al máximo.

    Sin embargo, 11-11: Memories retold no está exento de bugs. Nuestro personaje puede trabarse contra barreras invisibles al caminar o incluso con otros NPC, que no tienen mejor idea que dejar de caminar justo donde cortan nuestro paso. Éste tipo de errores deberían ser evitables en un juego de ésta generación; principalmente en uno donde la narrativa es tan importante, y se debe evitar a toda costa de sacar al jugador del clima generado con la historia.

    La guerra desde otro punto de vista

    Acostumbrados a que los juegos enfocados en la guerra sean shooters o puramente de acción, Memories retold nos trae un nuevo punto de vista sobre el tema y una manera distinta de vivir ésta temática.

    Esta entrega, que llega aproximadamente a las seis horas de gameplay por partida, habla sobre la primera guerra mundial con sensibilidad e inteligencia, cubriendo mucho terreno y tocando distintos temas. Reflexiona sobre la inutilidad y el efecto psicológico de éstos enfrentamientos y cómo la pérdida puede afectar a una persona. Logra evitar ser demasiado pesado o tedioso, lo que es un gran logro para un juego con tanto contenido histórico.

    Cuenta con una serie de documentales desbloqueables, de los cuales vamos viendo pequeñas partes al terminar cada capítulo del juego. Éstos hablan sobre “War Child”, una asociación cuyo objetivo es proteger, educar y defender los derechos de los niños atrapados en la guerra.

    Conclusión

    11-11: Memories Retold es una experiencia visual y narrativa que saca al jugador del punto de vista típico de la batalla y los disparos, para enfocarlo en el lado humano de la guerra y en sus consecuencias. Si bien no está enfocado al gamer en busca de acción o aventura, es una experiencia que vale la pena y que finalmente se termina disfrutando mucho.

    Tanto los gráficos como los sonidos son distintos y crean una atmósfera ideal para la época en la que se desarrolla la trama. Sin duda son dos grandes puntos a favor.

    En cuanto al gameplay, podemos decir que por momentos es demasiado humilde, con puzzles muy sencillos y que no representan un reto. Sin embargo, la forma que tiene de narrar su historia y hacernos sentir parte del relato es una de sus más grandes virtudes.

    Lo Bueno

    • Visualmente distinto al resto.
    • Un juego para todos, tanto para los jugadores veteranos como para los casuales.
    • Una imagen distinta sobre la guerra.
    • Gran ambientación.
    • Una historia y narrativa impecables.

    Lo Malo

    • Muy poco desafiante para el jugador, puzzles muy sencillos.
    • Si bien sus gráficos son innovadores, pueden afectar la vista de algunas personas.
    • Errores en el control o movilidad del personaje.

    Resumen

    Un juego de la primera guerra mundial distinto, enfocado en la historia y en lo humanitario, y no tanto en la dificultad de los puzzles. Con un estilo visual muy particular e innovador, transporta al jugador dentro de una obra de arte en movimiento.
    Gameplay
    82 %
    Gráficos / Arte
    92 %
    Música/Sonido
    94 %
    Argumento
    90 %
    Lucas Scarpittahttps://www.tecnogaming.com/
    Diseñador gráfico y web, siempre actualizado con la tecnología y los videojuegos. El Game Design también es mi pasión.
    EN VIVO
    Desconectado