Finalmente tenemos la oportunidad de analizar y probar la tecnología threadripper de AMD con la placa base AORUS X399 Gaming 7 donde te contamos las flamantes prestaciones que tiene, su rendimiento y sus principales virtudes.

Sin dudas estamos en presencia de una plataforma muy avanzada sólo para entendidos y entusiastas ya que si luego ven el precio y la gran cantidad de características que tiene, sabrán por qué. Bajo la línea gamer de Gigabyte, AORUS, esta placa base contiene el socket TR4 para procesadores Trheadripper, tecnología RGB, preparado para VR (realidad virtual) y muchas cosas más.

Como es de esperarse se acompaña con una abultada cantidad de accesorios para todos los gustos. Encontramos un puente SLI, una insignia de Aorus, un conector G, cintas de sujeción (de belcro), backplate de E/S, una antena Wi-Fi, dos sensores de temperatura por resistencia (termistores), dos cables de extensión de cabecera RGB, dvd con drivers y software, y manual de usuario. Dado que el socket es bastante particular, se adjunta un destornillador para la instalación del procesador threadripper.

Gigabyte AORUS X399 Gaming 7

Madre de dios, la placa base X399 es muy completa con gran cantidad de componentes y circuitos distribuidos a lo largo y ancho del PCB con formato ATX. Tiene unas dimensiones de 30.5 x 24.4 cm y disipadores distribuidos tanto en la zona de mosfets como en el chipset de AMD X399 y en las interfaces M.2 (tres en total). Su diseño es bastante robusto y resistente (al azufre), con todas las características de Gigabyte Ultra Durable. Cada rincón del PCB se aprovecha al máximo con piezas de protección de acero inoxidable para prevenir deformaciones, alteraciones e interferencias ESD.

Lo primero que llama la atención es el socket del procesador, es gigante! Se trata del socket de AMD RT4 con un nuevo sistema de montaje y seguridad donde se necesita de un destornillador especial para poder realizar la instalación correspondiente. Para sostener la potencia y overclock del procesador, se incorporan dos conectores extras de alimentación, uno de 8-pin y otro de 4-pin, la ubicación de este último puede resultar incómodo para instalar en determinados gabinetes.

Gigabyte propone en este producto un diseño Server-Class Digital Power, es decir un diseño de potencia de CPU totalmente digital de International Rectifier que incluye los controladores PWM digitales de cuarta generación y los controladores PowIRstage de tercera generación que ofrecen mayor precisión en la entrega de potencia. Además, se emplean disipadores de alta calidad que se comunican por medio de un heatpipe para hacer más eficiente la distribución de calor.

Tiene una excelente calidad de construcción con capacitores sólidos avanzados y una distribución de componentes completa para sacar el mayor provecho de rendimiento al procesador Threadripper.

Respecto a las memorias DDR4, dispone de un total de 8 ranuras distribuidas por 4 en cada lado del socket formando la tecnología Quad-Channel. Para aumentar la durabilidad, tienen un blindaje de acero inoxidable para prevenir las deformaciones y alteraciones del PCB e interferencias ESD. Soporta hasta una capacidad de 128 GB y velocidades de hasta 3600 MHz, dado que al procesador Trheadripper le encantan las altas velocidades cuando le aplicamos overclock.

En almacenamiento, placa placa base contiene un total de ocho conectores SATA III de 6 Gb/s con soporte de RAID 0, 1y 10. Se destacan los tres conectores M.2 con disipador. Por un lado contamos con dos de 110 mm de largo (ubicados junto a las ranuras PCIe) y por otro se ubica el M.2 más corto de 80 mm de largo (junto al disipador del chipset X399).

Para la expansión, dispone de dos ranuras PCIe 3.0 de 16x a 16x, dos PCIe 3.0 de 16x a 8x y una PCIe 2.0 de 16x a 4x. Resulta compatible con las tecnologías AMD Quad CrossFire y Nvidia Quad SLI, en caso de instalar varias tarjetas de video en simultáneo alcanzando hasta un ancho de banda 48 carriles PCIe, impecable no?

En cuanto al sonido, Gigabyte se ha decidido por el chipset de Realtek ALC1220 con soporte de hasta 7.1 canales y por si fuera poco agrega la tecnología Sound BlasterX 720° para enriquecer la experiencia, tanto en el streaming como en juegos, música y demás.

Y no sólo eso, se implementan condensadores WIMA FKP2 de grado Hi-Fi (para mayor fidelidad auditiva) y capacitores Fine Gold de grado de audio Nichicon. Indudablemente los oídos más exigentes estarán satisfechos con este tipo de soluciones.

Su panel trasero se corresponde con el nivel que hemos visto anteriormente. La placa base ofrece ocho puertos USB 3.1 Gen 1, un puerto USB 3.1 Gen 2 Type-A (rojo), un puerto USB Tipo-C (soporta USB 3.1 Gen 2) y un clásico PS/2 (muchos gamers lo piden). Luego se suman dos conectores de antena MMCX (2T2R), un gigabit LAN RJ-45 y 5 audio jacks bañados en oro + la salida óptica S/PDIF.

Resumen

Para mayor información visita el sitio oficial de Gigabyte.

Plataforma de pruebas

  • AMD Threadripper 1950X
  • G.Skill Ballistix DDR4 2400 16GB Kit
  • Noctua NH-U14S TR4-SP3
  • AORUS GeForce RTX 2080 Ti
  • WD Green SSD 240GB.
  • Sistema operativo: Windows 10 Pro
  • Fuente Thermaltake Smart M1200W .

Bios

Gigabyte ofrece su dual-bios, una cualidad muy importante tomando en cuenta si por alguna razón se corrompe un Bios tenemos un backup de salvación.

Al pertenecer a la serie AORUS, el Bios presenta su estética gamer con varias pantallas y opciones para elegir. Permite aplicar funciones de overclock para incrementar el rendimiento tanto del procesador como de las memorias. Se destaca por su estabilidad y sencillez aprovechando al máximo las características de la arquitectura AMD.

También la tecnología de Smart Fan 5 aparece como una función interesante ya que facilita la manipulación de cómo trabajan los ventiladores y por supuesto monitorear las temperaturas de operación de los componentes principales.

El RGB Fusion figura parte del Bios, con una pantalla dedicada a configurar a priori los efectos y colores que van a iluminar la plataforma. Igual recomendamos usar el software dentro del sistema operativo dado que es, por lejos, más completo.

Información

Así es, por primera vez estamos viendo en vivo y en directo a un procesador AMD Ryzen Threadripper, en este caso el 1950X de 32 hilos de ejecución (16 núcleos físicos). Con proceso de fabricación de 14nm y un TDP de 180W, este modelo de primera genaraicòn resulta una bestia por donde se lo mire soportando gran cantidad de sets de instrucciones.

Probamos con memorias DDR4 en dual-channel a 3400 MHz (ya que no contamos con un kit completo quad-channel) empleando su perfil XMP, que no tiene inconvenientes en habilitarse. La placa base contiene al chipset AMD X399 que se detecta perfectamente, y se suma la tarjeta GeForce RTX 2080 Ti en la ranura PCIe 3.0 de 16x.

Overclock

En materia de overclock, básicamente este procesador se vuelve algo inestable cuando el voltaje llega o supera los 1.4v, por lo cual con unos 1.35v o 1.38v tenemos un margen para poder jugar. En nuestro caso, con el multiplicador a 40 obtenemos una velocidad bastante interesante y óptima de 4.0 GHz para todos sus núcleos. Sin dudas se trata de un logro significativo que mejora el rendimiento de la plataforma y especialmente tiene que ver la solución de refrigeración por aire de Noctua que mantiene temperaturas de trabajo eficientes.

La placa base de Gigabyte contiene la calidad y las opciones suficientes para entregar una excelente experiencia de overclocking.

Audio destacado

Como se ha comentado al principio, Gigabyte integra a su solución de audio la tecnología Sound BlasterX 720° que potencia este segmento con un completo conjunto de herramientas avanzadas.

Tiene un potente motor acústico que mejora el audio integrado tanto para juegos como otras necesidades de entretenimiento. Propone las siguientes características:

  • Radar scout: te amplía la visión en el juego ya que te permite visualizar y ver dónde están los enemigos en el radar a través del smartphone.
  • Modo scout: te permite escuchar a los enemigos desde más lejos, dándote una ventaja táctica distinta.
  • Calibración Automática de Habitación: la calibración automática de la sala adapta de manera inteligente los parlantes/altavoces a la acústica única de la habitación.
  • Inmersión Acústica BlasterX: crea niveles de realismo de audio al producir parlantes virtuales alrededor (por arriba y abajo también).
  • BlasterX Acoustic Engine Crystalizer: hace que la música suene mejor al garantizar que cada detalle se reproduzca de manera precisa.
  • BlasterX Acoustic Engine Bass: mejora la experiencia de sonido al expandir los tonos de baja frecuencia.
  • BlasterX Acoustic Engine Smart Volume: minimiza de manera inteligente los cambios bruscos de volumen.
  • BlasterX Acoustic Engine Dialog Plus: mejora de forma inteligente las voces en música y películas (para que sea más claro).

En definitiva, con estos complementos podemos asegurarnos una experiencia de audio bastante fiel con algunas características particulares para gamers que les puede resultar útiles.

RGB Fusion

Claro que sí, ha llegado el momento de vivir una fiesta de colores donde el AORUS X399 Gaming 7 se destaca en demasía. En cada rincón del PCB, en cada segmento, se encuentra la iluminación led que por medio del RGB Fusion (en Windows 10) configuramos la puesta en escena más acorde a nuestro gusto, con efectos o bien colores estáticos determinados. Incluso permite sincronizarlo con otros componentes, como es el caso de la tarjeta AORUS RTX 2080 Ti que también tiene led para combinar.

Se pueden apreciar los distintos efectos y sectores iluminados, podemos armar una sinfonía de colores según nuestro criterio. Sin dudas una belleza de plataforma que hace resaltar cada componente instalado.

Pruebas de rendimiento

El PCMark10 es un buen programa para analizar la PC en su totalidad, incluyendo la parte de gaming. Durante un largo tiempo pasamos por diferentes etapas de pruebas alcanzando un puntaje realmente llamativo de 7929 puntos. Claramente se trata de un sistema muy competitivo que hace frente a cualquier aplicación exigente sin limitaciones en materia de multi-tasking.

La RTX 2080 Ti se manifiesta de forma contundente arrojando 22365 puntos, un puntaje muy por encima de lo que venimos cosechando en otras configuraciones de sistema. La tarjeta saca bastante jugo a la placa base AMD X399 y ni hablar con la posibilidad de agregar otras tarjetas en paralelo, sería algo para ver con entusiasmo.

Con overclock al procesador, el puntaje se eleva hasta los 25163 puntos lo cual es significativo.

Con los 32 hilos de ejecución que tiene el Threadripper 1950X, el resultado en multitasking es superior, aunque no convence, donde obtenemos 19.75 puntos. La velocidad de 3.4 GHz inicial que tiene no llega a despegar con un resultado contundente (alcanza 3.6 GHz con boost automático en algunos momentos). En el caso del desempeño por núcleo, AMD sigue por debajo de lo que podemos obtener de la competencia.

Finalmente ejecutamos el programa Passmark Performance Test 9, con un número sintético de CPU acorde de 14064 y con el Threadripper a 4.0 GHz logramos una leve ventaja al obtener 14116. En memorias, al ser estar configuradas en dual-channel el valor de rendimiento dentro de todo es esperado.

La placa base AORUS de Gigabyte mantuvo un excelente nivel proporcionado a los componentes instalados todas las herramientas para que puedan lucirse a su máxima capacidad facilitando gran cantidad de opciones para su configuración.

Conclusión

Gigabyte ha recopilado todas sus características high-end para volcarlas en una placa madre con chipset AMD X399 orientada al gaming. Perteneciente a la serie AORUS, este producto contiene funciones, tecnologías y calidad superior con las bases suficientes para sostener configuraciones bestiales con varias placas de video trabajando en paralelo, hasta 128 GB de memoria, varios conectores M.2, audio exquisito con tecnología Sound Blaster y red Gaming Killer E2500+ Intel WiFi. ¿Impresionante no?

Su diseño, construcción y componentes merecen un gran reconocimiento ya que su combinación permite aprovechar al máximo cada componente instalado ofreciendo una muy buena capacidad de overclock para el procesador Threadripper desbloqueado.

Tiene muchas características, una lista interminable de detalles que enriquecen la experiencia en cada momento. La frutilla del postre se da con el RGB que una vez habilitado deja una satisfacción visual imborrable, que se adapta y sincroniza con otras piezas de hardware.

El AORUS X399 Gaming 7 ofrece un nivel acorde a las exigencias de un producto high-end y es una tentadora opción para elegir en caso de optar por un Threadripper.

Lo Bueno

  • Capacidad de overclock
  • RGB a lo largo y ancho del PCB.
  • Todos los PCIes de 16x reforzados.
  • Audio de calidad
  • Killer E2500+ Intel WiFi
  • Dual UEFI Bios completo y estable.
  • Todos los conectores M.2 con disipación pasiva.
  • Gran cantidad de fan headers y sensores de temperatura distribuidos en el PCB.

Lo malo

  • Los conectores de alimentación PCIe en la zona de mosfets tienen una ubicación media complicada (cuando la instalen en un gabinete sabrán lo que digo).
  • Los botones integrados podrían se mejores.

Deja volar tu imaginación ¡Exprésate!

E-mail is already registered on the site. Please use the Login form or enter another.

You entered an incorrect username or password

Sorry that something went wrong, repeat again!