UL Benchmarks (antes conocida como Futuremark) quitó de su base de datos a varios dispositivos Huawei populares, detectados a través de pruebas especificas para trampas en sus benchmarks.

Durante el mes, se encontraron varios dispositivos de Huawei, como el P20 Pro, Nova 3 y Play, que overclockearon sus SoCs (sistema en chip), mientras ignoraban todos los límites térmicos y de potencia, para lograr puntuaciones de referencia altas, cuando detectaban que se estaba ejecutando un bench popular como 3DMark. Para resolver esto, UL Benchmarks probó los tres dispositivos con pruebas “ocultas”, o “benchmarks privados”, como ellos lo llaman. Estas aplicaciones son idénticas en casi todos los sentidos a 3DMark, pero carecen de la identificación o marca que les permite a los dispositivos Huawei saber cuándo hacer overclock para realizar el engaño.

Los resultados fueron contundentes. Cuando los dispositivos no tienen idea de que se está ejecutando la prueba (o si no hay forma de saber si se está ejecutando 3DMark), funciona a su velocidad “normal”, que es 35% a 36% más bajo. Las reglas que obligan a los fabricantes de dispositivos a anunciar los puntajes 3DMark de UL explícitamente, establecen que el dispositivo no debe detectar la aplicación y optimizar su hardware sobre la marcha para superar la prueba. Huawei respondió a UL declarando que desbloqueará un nuevo “modo de rendimiento” para los usuarios, que les permite elevar sus SoCs a los mismos relojes de alta velocidad para cualquier aplicación.

Deja volar tu imaginación ¡Exprésate!

E-mail is already registered on the site. Please use the Login form or enter another.

You entered an incorrect username or password

Sorry that something went wrong, repeat again!