Quiero empezar esta review diciendo que Ni No Kuni II es el mejor JRPG de la última década. En 2013, Ni No Kuni: Wrath of the White Witch recibió merecidamente la aclamación de la crítica por su nuevo enfoque en el género JRPG. Resaltando sobre los demás juegos de su época con un sistema de combate innovador y una historia cautivante. Es natural entonces esperar esto y  mucho más de su nueva secuela.

El desarrollador Level-5, ha tomado valientemente la serie en una dirección completamente nueva. Los aspectos más queridos del primer juego han sido eliminados, reemplazados por nuevas características y una historia totalmente original. Fue un movimiento arriesgado, pero afortunadamente, uno que ha dado frutos a lo grande. Ni No Kuni 2 termina siendo mucho más que un digno sucesor: es un juego exquisito que realza la serie a un nuevo nivel. De hecho, al ofrecer tanto una narrativa cálida como una brillante experiencia de juego, es simplemente uno de los mejores juegos de esta generación.

Tristemente las escenas de Studio Ghibli ya no están, lo cual es una omisión que probablemente sea una gran decepción para muchos. Pero puedes tener la seguridad de que Ni No Kuni II: Revenant Kingdom sigue siendo absolutamente hermoso, y ese atractivo encanto Ghibli permanece intacto, cada escena sigue teniendo la magia y resplandor que caracterizan a el renombrado estudio de animación. Pero, lo que es más importante, la estética y el diseño no solo son reconfortantemente familiares para los fanáticos, sino que también son exuberantes, vibrantes y cautivadores. El apartado musical es igualmente brillante, con variaciones del tema principal y nuevos temas exquisitos.

Aunque hay muchas referencias al primer juego, el mundo de Ni No Kuni 2 es distinto. Evan Pettiwhisker Tildrum, rey de Ding Dong Dell, es el protagonista. La historia comienza rápidamente, cuando Roland, un personaje (presumiblemente) de nuestro mundo es transportado misteriosamente al palacio de Ding Dong Dell en el momento exacto en que se produce un golpe para usurpar el trono de Evan. Los dos logran escapar, y habiendo sido expulsados de su reino, Evan ahora busca forjar uno nuevo. Pero las fuerzas siniestras del misterioso Doloron se empeñan frenar a Evan con un plan que amenaza la estructura misma de la existencia para todas las personas de Ni No Kuni.

Esa premisa encierra la nueva mecánica más sustancial del juego: La construcción del reino. En Ni No Kuni II: Revenant Kingdom, la expansión de Evermore, la nueva ciudad de Evan, no está solamente representada a través de escenas cinemáticas, sino que está construida físicamente por el propio jugador. Los jugadores tienen la tarea de reclutar ciudadanos y hacer de Evermore en una metrópolis mundial. Convirtiéndose en la sede no solo de la historia, sino también como una base para el jugador en la que se forjan armas, armaduras, hechizos y todo tipo de recursos diferentes. Hay muchas misiones secundarias y diferentes recados que te recompensan con nuevos ciudadanos que se unen a la causa de Evan, quienes luego son puestos a trabajar para aumentar la la velocidad de producción y desbloquear nuevas habilidades y artículos. Es un sistema con cierto nivel de profundidad y enormemente adictivo.

Esta creciente nación sorprendentemente llama la atención de ejércitos rivales, bandidos y varios vagabundos, por lo que necesita defensa. Pero esto no se hace a través del combate estándar del juego. Por el contrario, Ni No Kuni 2 introduce otra capa a la dinámica de su juego en forma de escaramuzas. Estas batallas estratégicas tipo RTS hacen que el jugador controle escuadrones de tropas, destruyendo y capturando objetivos en un campo de batalla animado al estilo chibi. Las tropas se dividen en unidades cuerpo a cuerpo y a distancia, con cuatro o más tipos diferentes centrados alrededor de Evan. Cada unidad tiene habilidades especiales, y hay formas de reforzar tu ejército para una mayor efectividad antes de cada batalla. Estos encuentros no requieren demasiada estrategia, pero son entretenidos y constituyen un bienvenido cambio de ritmo del combate estándar.

Eso no quiere decir que el nuevo sistema de combate no sea divertido. Por el contrario, es excelente y una gran mejora desde el primer juego. Antes el combate era un híbrido JRPG entre la serie “Tales of” y Pokémon, esta secuela se siente mucho más como Kingdom Hearts. Cada batalla es un espectáculo brillantemente deslumbrante y emocionante, y desde el principio, estás imbuido de una sensación de empoderamiento. Afortunadamente, la IA aliada es mucho mejor esta vez, y puedes cambiar de personaje en cualquier momento. Las batallas se mueven a una velocidad agradable mientras atacas con golpes suave y fuertes, defiendes con bloqueos y movimientos de esquivación, todo esto mientras disparas hechizos y ataques especiales a tu gusto. Cada habilidad especial está determinada por tu MP, que se reabastece no solo a través de pociones, sino que también se acumula al atacar a los enemigos. Es una opción de diseño clave que pone el énfasis del combate firmemente a la ofensiva.

Sin embargo, mientras se ve y se siente como Kingdom Hearts, se refina con mucha más profundidad. Además de coordinar diferentes ataques, habilidades, hechizos y cambiar entre personajes en el furor de la batalla, los jugadores tienen la opción de hacer ajustes tácticos fuera de ella también. Usando el Tactic Tweaker, los puntos acumulados se utilizan para ajustar la dinámica de tu grupo. Se pueden hacer cambios a la efectividad frente a ciertos elementos, o si quieres ganar mas EXP o conseguir items raros más fácilmente.

Añadiendo otra capa al combate están los Higgledies: curiosas criaturas parecidas a los Pikmin. Estas criaturas alegres y coloridas no pelean en lugar de Evan y compañía, sino que proporcionan una ayuda en el campo de batalla. Cada Higgledie tiene su propia habilidad única y automáticamente asiste con varios buffs. Algunos se convierten en enormes cañones que arrojan llamas a los enemigos, otros forman una zona segura de curación para recuperar HP y MP. Hay docenas para recolectar, “cocinar” y luego subir de nivel con los recursos obtenidos. En combate, se pueden usar hasta cuatro tipos diferentes en cualquier momento y, a medida que avanza la batalla, estarás corriendo entre ellos para activar rápidamente sus habilidades especiales a medida que aparecen esporádicamente. Es un sistema que realmente agrega ritmo y emoción al combate, dándote un flujo de combate diferente y la posibilidad de ganar batallas difíciles.

Hablando de batallas difíciles y la dificultad general del juego. Inicialmente, la desconcertante falta de desafío es frustrante. Con tantos matices emocionantes para el combate, no tiene sentido que seas capaz de ignorarlos en gran medida, resolviendo batallas y peleas de jefes con facilidad. El único desafío que se tiene es fuera de la historia principal del juego, los llamados Tainted Monsters: versiones más difíciles de los enemigos esparcidos por el mundo. También existen los Dreamer’s Mazes: mazmorras especiales de varios niveles que aumentan en dificultad de acuerdo con una cuenta regresiva de “nivel de peligro”. Pero el desafío simplemente no está en la campaña principal hasta mucho más adelante.

Después de una subida abrupta en la dificultad, el juego te obliga a mejorar tus armas, hechizos y armadura en Evermore, pero no te asustes, todo tiene sentido. Entre tantos sistemas de combate y configuraciones, el juego te lleva de la mano para que aprendas todo antes de enfrentarte a lo realmente difícil y no abrumarte con todas las opciones y funcionalidades que tiene para ofrecer.

Todo realmente se une de una manera sublime durante el capítulo final de Ni No Kuni 2. Los aspectos de construcción del reino, se relacionan directamente con la mecánica de rol del combate y la progresión. Te encontrarás experimentando con la construcción de diferentes instalaciones y asignando nuevos ciudadanos para aumentar la productividad para que puedas investigar nuevas armas y hechizos. Siempre hay algún tipo de distracción entretenida fuera de la historia principal, pero estas capas adicionales se sienten adecuadamente relacionadas con la narración. Nada se siente incluido por el simple hecho de ser incluido. Claro, hay una cantidad casi intimidante de contenido en el que interactuar, y no puedes ignorar totalmente la gran mayoría de eso, pero está bien diseñado, es muy divertido y tiene sentido dentro del contexto del historia.

Hablando de eso, la excelente narración que fue la característica definitiva del primer juego sigue siendo clave en esta ocasión. La trama no solo facilita los medios. Es una historia de sentimientos y el deseo de unir diferentes naciones y razas, superando la avaricia personal para el mejoramiento de la sociedad, y con suficiente misterio e intriga más allá de la conclusión obvia de un final feliz. Siendo bastante adaptada para todas las edades, no deja de tocar temas profundos sobre las relaciones humanas y lo que nos impide unirnos como una sola gran familia mundial.

Conclusión

Una vez más, Level-5 ha subido el nivel de un género que antes se tambaleaba pero que cada vez se revitaliza más. Ni No Kuni II: Revenant Kingdom se reinventa mientras se mantiene fiel a sus raíces JRPG. Me recuerda a la magia de los primeros juegos de Final Fantasy. Sin embargo, no lo hace a través de la imitación, sino a través del tipo de diseño aventurero que ha forjado el legado de algunos de los juegos más emblemáticos e icónicos de la industria. Ha valido la espera larga en todos los aspectos, y ya estoy esperando con ansias lo que la serie tiene para ofrecer en el futuro. Hasta entonces, sin embargo, estoy contento de quedarme en Evermore y sumergirme en el placer de construir mi propio Reino.

Deja volar tu imaginación ¡Exprésate!

E-mail is already registered on the site. Please use the Login form or enter another.

You entered an incorrect username or password

Sorry that something went wrong, repeat again!