Need for Speed: Payback es la última entrega de la saga Need for Speed que se ha reiniciado con Need for Speed que se ha lanzado en el 2015 de la mano de Ghost Games.

Ghost Games, el mismo detrás de la mas que aceptable entrega del 2015, se hace cargo nuevamente y lo que aparenta ser un fracaso resulta ser una grata sorpresa en un juego de mundo abierto en donde la historia, no es su mejor atractivo pero los desafios que el juego incluye y las mejoras, una bienvenida sorpresa, salvando algunas excepciones.

Primeros Pasos

Need for Speed: Payback tiene uno de los peores comienzos jamas vistos en la saga Need for Speed, de hecho, me atrevería a decir que es uno de los peores comienzos jamas vistos en un videojuego.

Con una trama excesivamente trillada y personajes que representan lo peor de nuestra especie.   Need for Speed Payback comienza mal,  no hay forma sutil de decirlo.  La historia nos remite a una pandilla con muchisimo poder que está creando una corrupción dentro de las carreras a lo largo de la ciudad con la intención de quedarse con todo el dinero.  Detrás de esta corrupción nos encontraremos con armas de avanzada y toda clase de prototipos que deberemos robar y descubrir.

Nuestro anti-heroe (porque no hay otra forma de describirlo) Tyler, es el principal protagonista en esta serie y llevará a su “pandilla” al estrellato, al principio, pretendiendo pagar las deudas del apostador (otra figura despreciable) y lo que parece un comienzo armado a la perfección para que abandones el juego en los primeros 10 minutos resulta ser luego una tremenda sorpresa,  no debido a su argumento, sinó por todo lo que ocurre mientras te alzas al poder como la estrella y así poder enfrentar a tu enemigo máximo.

Llevando al estrellato a lo peor de la raza humana

El grupo de Tyler, que poco a poco se va armando para enfrentar a todos los grupos de competidores de la ciudad comienza en un punto muy bajo en el juego (en todos los sentidos) ya que Ghost decide de manera muy impropia mostrarnos sus peores razgos, justo al comienzo.

Tales situaciones se evidencian las primeras veces que lo escuchamos a Mac por ejemplo, uno de los miembros del equipo de Tyler, que tras reiteradas ocasiones de mostrar su abundante ego en exceso terminan por cansarnos y preferir saltear las escenas antes de seguir escuchando su voz.

Argumento o Excusa?

El argumento posee una estructura que es ideal para un niño de 13 años dispuesto a creerselo todo pero lamentablemente, resulta chocante para alguien que pretende un mínimo de credibilidad en los eventos.

Esto viene aparejado también por una increible falta de profesionalidad para armar los videos de las cutscenes.  Después de habernos deleitado con los personajes reales que vimos en Need for Speed, personajes que aún con fallas, eran de carne y hueso y lograban una gran empatía,  estos personajes digitales, hechos en lo que parece tecnología del 2010, son una gran desilución.  Ghost ha prestado muy poca importancia a la trama del juego y las escenas de video, la mayoría de las veces se sienten tan poco bien logradas que te incitan a saltearlas.

Las primeras horas de juego están armadas con desafios a medida que no te permiten tocar el auto ni calibrar nada y para colmo llenas de cortes con videos entre medio que terminan por provocar una gran frustración.

Me sentí impulsado a cerrar el juego y directamente escribir una crítica negativa como la mayoría que he leido por internet, solo por estas horas iniciales de juego..  me hubiera arrepentido (y mucho) de haberlo hecho, porque lo que nos espera despues de estas primeras horas y a partir del momento en donde tomas el control de tu auto y se te abre toda la ciudad para explorar, es una muy grata sorpresa que termina por superar lo logrado con el Need for Speed del 2015 en muchos aspectos.

Un Need for Speed version 2.0

Need for Speed: Payback se siente en muchos aspectos como una gran mejora respecto del Need for Speed (2015). La ciudad se siente mas expansiva, hay mas eventos en los cuales participar, se amplia la variedad de competiciones al crearse una división por tipo de disciplina y a todo esto se le suma el rango de cada auto en cada disciplina, algo que definitivamente está bien logrado.

Shipments

Need for Speed: Payback introduce su primer esquema de micro-transacciones en los Shipments que son paquetes (lootboxes) que pueden adquirirse in-game o bien comprarse por un bajo costo para destrabar nuevas cartas y elementos de modding.  Por suerte, el esquema general de juego no necesita que compremos absolutamente nada para progresar en la campaña y a diferencia del Battlefront 2, no es una parte fundamental del gameplay sinó mas bien un agregado.  Lamentablemente, EA asomó bastante sus garras en esta entrega también y es cierto que muchas de las cosas que se proveen en estos Shipments pueden afectar el desempeño de tu auto y no son meramente estéticas.  Si bien se ofrecen cambios de luces LED para el piso de tu auto, colores para el humo y demás, también es comun ver cartas poderosas que desbloquean mas poder y que podrían, de alguna forma, acelerar la progresión.

SpeedCards, lootboxes, modding y micro-transacciones

Need for Speed: Payback introduce el concepto de las Speed Cars, otra brillante idea de EA para seguir contaminando todas sus producciones con mas esquemas de micro-transacciones.  Estas Speed Cars son lo mas parecido a las Star Cars del Battlefront II.  Ellas te permiten subir de nivel el auto cual jugada de Magic.

El concepto esta dentro de todo, bastante mejor manejado que el trabajo que hizo DICE con Battlefront II ya que estas cartas se pueden conseguir de manera abundante a lo largo del juego, con lo cual, se hace innecesario gastar dinero para progresar y al no tratarse de algo que afecte un multiplayer competitivo, algo que no es escencial en esta saga, tampoco es clave.

Cada carta afecta las especificaciones del auto, a su vez, le otorga la ventaja de poder ser modeado para un fin especifico ya que las cartas son de diferentes marcas que ofrecen productos para diferentes tipos de competiciones.  Así, nos podremos encontrar cartas que son ideales para modear un auto para su mas alta velocidad mientras que hay marcas de cartas que son ideales para llevar un auto a su mejor nivel de competición Off Road.

Todo hubiera sido genial y aceptable sinó fuera por el hecho de que Need fos Speed: Payback introduce el concepto de una ruleta de casino. Si sres,  de esta no se escapan,  vamos a tener que apretar el botoncito para cambiar un “trade-in” (que son otorgados por los loot boxes) por una tirada de ruleta que te permitirá sacar “mágicamente” cartas especiales con valores extra para tus autos.

Sin lugar a dudas.. esta ruletita es una de las peores ocurrencias del juego.  Si miraban con desprecio a DICE por el Battlefront II pueden llegar a odiar a Ghost por semejante ocurrencia.

Por suerte,  esto tampoco logra afectar de manera considerable al gameplay pero sigue abriendo las puertas para cuestionar lo que EA está haciendo con sus franquicias.  No me gustaría ver que esto ocurre en todos los demás juegos ya que el concepto de apostar para mejorar, realmente no es un concepto que me agrade en absoluto.  Sin lugar a dudas, 2 puntos menos de calificación por esta insolencia.

Por suerte, el modding se mantiene intacto y con la gran cantidad de opciones decorativas y ajustes, podremos pasar horas y horas desbloqueando todas las posibilidades para poder poner el auto exactamente como nos gustaría. La mayoría de las opciones nos recuerdan mucho al Forza Horizon y se nota que Ghost ha tomado muchas ideas de ellos.

Barn Finds… quiero decir, derelicts !

Como les contaba en esta entrega del Forza Horizon.. quiero decir,  Need for Speed, también tendremos los Derelicts,  un concepto robado directamente del manual del buen juego de carreras de mundo abierto de Turn 10.  A diferencia de Forza Horizon, estos derelicts o (autos viejos en mal estado y perdidos) se deben encontrar mirando un trazo en el mapa.

La forma en que están implementados es buena, ya que en vez de señalarte una zona, como ocurre con las Barn Finds en Forza, deberás reconocer las coordenadas en el mapa. Esto requiere una buena memoria fotografica y capacidad de reconocer formas dentro del mapa del juego.  Bien por Ghost que ha logrado hacer creativo un concepto copiado de otras entregas populares.

Gameplay, lo mejor del juego

Si te parece que la aventura de la campaña no es suficiente, esperate a ver todo lo que tienes para hacer extra en esta entrega… con ustedes, el mapa.

Despues de insultar a Ghost por la forma tan horrenda en que comienza el juego y al fin cuando tenemos acceso al mapa y comenzamos nuestra aventura es cuando Need for Speed: Payback muestra lo mejor.

El modelo de manejo es diferente de lo que se puede apreciar en Need for Speed (2015) y al principio suele resultar bastante chocante, primero y principal porque se siente mas arcade que nunca. Los autos tienden todos a volver al centro y las coleadas se calculan excesivamente bien incluso para un mal jugador.  Esto tiene un pro y un contra,  como punto positivo es que ocurren cosas grandiosas en algunas carreras en donde te sentiras literalmente un heroe de la pista y como contra es que no podrás dominar el arte del movimiento fino ni utilizar controles analógicos para brillar con sutilezas, ya que el juego favorece los movimientos bruscos.

La novedad, aparte de todo lo que estamos acostumbrados a hacer en un juego de carreras de mundo abierto es como Ghost decide clasificar a los autos y las competiciones, esto es, dependiendo de la disciplina. Estas son: Drag, Runner, Race, Drift y Off Road.

Lo bueno de diferenciar los autos por disciplinas es que podremos tener diferentes modelos tuneados para cada tipo de disciplina y que acorde al grupo que nos toque enfrentar, utilizaremos a un personaje diferente.  Mac por ejemplo disfruta de enfrentar todos los duelos de Drift mientras que Tyler se especializa en las carreras (Race) y Jess una fanática de las persecuciones y los trabajos de encargo, con lo cual, sería un Runner.

Estas diferencias de estilo que afectan a cada personaje y por consiguiente los autos que maneje funcionan muy bien dentro del juego y crean una dinámica que nos obliga a ser buenos en todas las disciplinas y tener autos tuneados para cada una de ellas.  Aplausos a Ghost porque el resultado es un gameplay muy equilibrado, algo que hubieramos querido ver en Forza 7 en vez de ese horrendo sistema de homologación.

Cada desafio por disciplina conlleva un puntaje o rango y es aquí donde las cosas se ponen buenas ya que dependiendo del desafio, deberemos tener un nivel mínimo para enfrentarlo, a su vez, cada auto que participe tendrá su propio nivel dentro de dicha disciplina.

Muchas veces me ha sucedido que incluso superando por 60 puntos el nivel requerido con mi auto, me pasaban por arriba como si nada lo cual implica que no podemos basarnos exclusivamente en el rango del auto y que cada disciplina implica dominar el arte de conducción en dicho aspecto.

Esto da como resultado un gameplay tremendamente desafiante que si lo juegas en dificultad dificil te hará traspirar como nunca.

La campaña no es corta, de hecho, terminarla con al menos un porcentaje aceptable de extras te consumira no menos de 30 horas y mucho mas si quieres completar absolutamente todos los desafios y extras que se incluyen.

Multiplayer

Todo lo bueno de la campaña no puede decirse sobre el multiplayer. Payback maneja este apartado completamente separado de la aventura, esto en parte es muy bueno, ya que no es un requerimiento estar conectado para poder disfrutarla, como sí ocurría en Need for Speed.

El multiplayer al estar separado del juego, demanda cargar una porción diferente del juego, por ende, aumenta considerablemente el tiempo de carga.  Los desafios no son del todo parejos ya que la gran mayoría de los competidores llevan autos extremádamente tuneados con niveles imposibles (350 a 399 es lo comun) por lo tanto, si no terminaste la campaña y tienes todos tus autos maximizados, ni se te ocurra entrar al multiplayer porque la pasarás muy mal.

Para sumar molestias, los jugadores de multiplayer no tienen ningún tipo de consideración por el buen manejo, al ser un juego que no penaliza los choques, es casi imposible conducir en una carrera justa y los jugadores intentarán por todos los medios sacarte de la carretera.  Si lo tuyo son carreras peleadas en donde la calidad de manejo sea premiada, mira para otro lado, porque las carreras del Payback son lo mas parecido a autitos chocadores.

Gráficos

Need for Speed: Payback ofrece gráficos dispares, que por momentos lucen horrendos (sobre todo en algunas porciones de la ciudad) y por momentos lucen literalmente fotorealísticos.

Ignoro el porque de esta disparidad pero en términos generales, jugarlo con una diplay 4K y una Gefroce GTX 1080 Ti, gracias a nuestra plataforma Parallax es algo tremendamente satisfactorio, incluso con sus disparidades.  Las texturas son de calidad exquisita y en términos generales, la naturaleza es lo que mejor luce.  Need for Speed: Payback no tiene nada que envidiarle a otros juegos en este aspecto.  Solo recuerda que es un juego tremendamente exigente y que necesitas si o si una Geforce GTX1070 Ti o GTX1080 Ti para poder correrlo con todo al máximo en 4K.

Galeria 4K

Con ustedes, les dejo una galería de imagenes tomadas en 4K con el máximo nivel de detalle.  El juego se hace notar especialmente en areas del desierto en donde se aprecia hasta incluso la tierra y el vapor que emana del asfalto y sus respectivas distoriones visuales a la distancia.

Conclusión

Need for Speed: Payback es otro juego mas tocado por las garras de EA que en su afán de monetizar absolutamente todo, le obliga a Ghost a introducir cajas de premios, tarjetas de velocidad y hasta una ruleta de casino, pero aún así y a pesar de todo, Ghost se las ingenia para crear una entrega que termina por resultar superior a su primera producción del 2015.  Need for Speed: Payback oculta lo mejor detrás de su campaña en la forma de sus desafios y a pesar de tener una historia y personajes menos interesantes que su entrega del 2015, trae consigo un gameplay mejorado y mas divertido.

La inclusión de la división de autos por disciplinas es brillante  y si leiste críticas negativas del mismo, estoy casi seguro, que fueron hechas por personas que no han pasado sus 10 horas de juego.  Need for Speed: Payback es un buen juego que merece tu tiempo, si te animas a superar el mal trago de su introducción.

Lo bueno Lo malo
  • El gameplay puro es extremadamente desafiante y divertido.
  • Brillante sistema de división de autos por disciplina.
  • Progresión bien calibrada luego del último patch y sin necesidad de que adquieras nada extra para disfrutarla.
  • Graficos brillantes en escenarios de naturaleza.
  • Abundante cantidad de horas para finalizar su campaña.
  • Inconsistencias de calidad gráfica en algunos sectores.
  • Inclusión de loot boxes, cartas y hasta una ruleta.
  • El argumento es un gran cliché y funciona como una excusa para el juego.
  • Calidad muy pobre de las cutscenes.
Puntajes
Gráficos
89 %
Gameplay
96 %
Argumento
50 %
Multiplayer
61 %

Fundador, sysadmin y diseñador de TecnoGaming como así también su propia empresa de hosting. Auto-didacta y con mucha pasión por los videojuegos ama tanto la tecnología como la naturaleza. Vive en su casa de campo en Merlo, San Luis.