A la hora de armar una PC Gamer con chipset Z270 de Intel, Gigabyte tiene una propuesta interesante que incorpora RGB Fusion, audio de alta fidelidad y soporte de las últimas tecnologías.

Introducción

Ya hemos visto el lanzamiento de la serie gamer de Gigabyte AORUS con su serie Gaming 3/5/7/9 entregando muy buenas prestaciones y calidad. En este caso tenemos otra alternativa más accesible manteniendo el mismo concepto incluyendo la tecnología RGB que agrega un aspecto mucho más atractivo al sistema a la hora de jugar o bien exhibirlo.

El packaging es simple, contiene cuatro cables SATA, un de drivers/software, un Backplate de E/S, un conector G (para facilitar la instalación), manual de usuario y guía de instalación rápida.

Placa Z270 Gamer

Aquí tenemos al flamante modelo de Gigabyte con formato ATX de 30.5 x 24.4 cm con una abundante distribución de componentes y un diseño bien gamer que se aprecia mejor con los leds activados.

Tiene leds RGB distribuidos por todo el PCB, lo cual genera un festival de colores al ritmo de la música o efecto configurado.

El diseño claramente apunta al entusiasta que buscar armar algo competitivo con la posibilidad de instalar dos tarjetas gráficas en paralelo tanto SLI como CrossfireX para aumentar el promedio de fps en los juegos aunque creo que hoy en día es algo que está pasando de moda y hay poco apoyo por parte de los desarrolladores, similar al furor inicial del 3D.

Soporta los procesadores Intel Kaby Lake de 7ma generación a través del socket LGA 1151 con una disipación pasiva lo suficientemente eficiente para mantener temperaturas de operación en la zona de mosfets aceptables. Se incorpora también una carcasa metálica de protección para el panel trasero de conectividad externa.

Respecto a las memorias DDR4, presenta un total de cuatro ranuras soportando hasta un máximo de 64GB y una velocidad, mediante overclock, de 3866 MHz demostrando que tiene la capacidad para sostener altas configuraciones de rendimiento.

Para refrigerar al chipset Z270, Gigabyte implementa un disipador pasivo bastante eficiente al mantener las temperaturas de operación en un nivel aceptable. En este apartado ofrece un total de seis conectores SATA III de 6 Gb/s soportando Raid 0,1,5 y 10. También se suman dos puertos SATA Express, un conector U.2 y otro M.2 lo cual tenemos gran variedad de formas de instalación para mejorar el rendimiento en almacenamiento.

El audio de alta definición es un componente importante en el mundo del gaming y para ello Gigabyte ha decidido implementar el chipset de Realtek ALC1220 con soporte de hasta 7.1 canales que permite 120dB SNR HD, 108dB SNR en grabación voz y decodificación por hardware de DSD128, por lo cual obtenemos una calidad realmente acogedora y contundente.

Presenta tres ranuras PCIe de 16x donde cada una funciona de la siguiente manera:

  • PCI Express 16x a 16x (reforzadas con acero)
  • PCI Express 16x a 8x (reforzadas con acero)
  • PCI Express 16x a 4x

si bien la popularidad de las configuraciones multi-gpu no es grande, todavía se sigue apostando en las placas base tanto para NVIDIA SLI como AMD CrossfireX. También se suman tres PCIe de 1x para la instalación de otro tipo de tarjetas.

El panel trasero se encuentra protegido por un techo metálico que a su vez le brinda un aspecto mucho más interesante. Dispone de un puertos USB 3.1 Tipo-C , dos USB 2.0, cuatro puertos USB 3.1 Gen 1 y por último un USB 3.1 Gen 2 Type-A (el rojo). Se añade una red Gigabit LAN, salidas de video HDMI y DVI-D, más5 audio jacks con una salida óptica S/PDIF.

En la otra cara del PCB se aprecia la estructura de la plataforma con un refuerzo metálico en la zona del socket de CPU para soportar coolers de gran envergadura.

Plataforma de Pruebas

Componentes que acompañan al producto:

  • Intel Core i5 6400T
  • Memorias Ballistix DDR4-2400 8GB kit (2x4GB).
  • Nvidia GeForce GTX 1070
  • Fuente Thermaltake Smart M1200W .
  • Kingston SSD HyperX 240GB.
  • Sistema operativo: Windows 10 Pro

Bios

Básicamente se trata del mismo UEFI Bios (dual) que hemos visto en plataformas de Gigabyte AORUS con la misma estética y opciones de configuración. Se destaca la pantalla para principiantes  “Easy Mode” donde figura en un solo lugar todas las opciones más importantes, incluso la de análisis de rendimiento.

Muy completo el Bios de Gigabyte incluyendo varias opciones para aplicar overclock de ser necesario. En este caso el procesador que acompaña no ayuda en mucho pero quedamos conformes con las posibilidades. La pantalla de Smart Fan 5 resulta interesante a la hora de monitorear en detalle cada componente del sistema agregando gráficos para una compresión instantánea.

Es un UEFI Bios completo siguiendo la estética de la serie Gigabyte AORUS.

Es fácil de usar y por sobre todo muy estable aún en sus primeras revisiones. Cabe recordar la importancia de mantener actualizado el Bios, especialmente si se agregan nuevas piezas de hardware.

Información

Cosechamos información acerca del producto en cuestión destacándose el chipset Z270 y el uso de la ranura PCIe de 16x por medio de la GTX 1070.

Tanto el CPU como las memorias DDR4 (trabajando a 2400 MHz) resultan adecuadas para este tipo de plataforma Gamer ya que la idea es no gastar demasiado en estas piezas y enfocar más en la solución de video.

Software

El software que adjunta Gigabyte es importante ya que desde el sistema operativo necesitamos todas las herramientas para poner a punto al sistema. En este caso a través del APP Center que agrupa todas las aplicaciones en un solo lugar configuramos las funciones para que el desempeño sea eficiente y óptimo dentro del Windows 10.

La curiosidad me hizo mirar la aplicación V-Tuner de Gigabyte que básicamente permite manipular las frecuencias y monitorear las temperaturas de la placa de video instalada. Es un software bastante útil.

Como hemos dicho, el audio tiene que ser de alta calidad y el panel de configuración tiene los condimentos para alcanzar la mejor experiencia de usuario posible.

RGB Fusion

Con la moda de las luces leds, una placa base gamer tiene que ser una fiesta y es por ello que Gigabyte incorpora como bandera la posibilidad de manipularlas con el programa RGB Fusion donde cada led se ubica en diferentes partes del PCB.

Con este programa podemos agregar efectos y colores de todo tipo dejando a la imaginación del usuario la forma de expresar el funcionamiento del sistema. También permite controlarlo con smartphones gracias a la aplicación gratuita en la tienda de Android.

Manipular las luces es una tarea realmente divertida, incluso al compás de la música.

El poder del RGB Led.

Overclock

Las posibilidades de OC no son altas con este tipo de procesador Core i5 6400T pero podemos elevarlo a 2.5 GHz demostrando que la plataforma se encuentra preparada para sostener altas frecuencias de trabajo.

Pruebas de Rendimiento

Comenzamos las pruebas con el 3DMark 11 demostrando el verdadero rendimiento de una máquina gamer preparada para sostener buenas configuraciones. En este caso conviene mirar a placas de video de precio accesible.

En general, en el PCMark 8, con un exhaustivo análisis de todo el sistema pasando por video rendering, navegación web y gaming conseguimos un puntaje competitivo que araña los 7000 puntos. Esto nos indica que tenemos una plataforma Z270 preparada para altas exigencias en distintos tipos de escenarios ya sea de trabajo como de juegos intensivos.

Continuamos con el Passmark 9 ejecutando la prueba de CPU cuyo desempeño resulta apropiado tratándose de una velocidad de 2.2 GHz mientras que si aplicamos un poco de overclock superamos sin problemas la barrera de los a 6500 puntos, eso dice bastante en cuanto a su potencial.

Luego ejecutamos el segmento de memorias que operan a 2400 MHz (DDR4) generando un resultado acorde a lo esperado tanto en lectura como escritura y dado que no utilizamos el video integrado, la velocidad y latencias no impactan demasiado al rendimiento general de las aplicaciones y juegos. Eso sí, hoy en día 8GB de RAM resulta muy poco.

Finalmente realizamos otra prueba por medio del Cinebench que hace uso de todos los núcleos del procesador donde el procesador junto a la plataforma gamer de Gigabyte aportan un desempeño estándar que se ve mejorado considerablemente con OC apuntando hacia los 5 puntos en CPU (todos los núcleos).

Conclusión

A la hora de armar una plataforma gamer tenemos en cuenta varios aspectos de una placa base que dependiendo de sus características particulares puede ser adecuado o no. Sin tener que gastar demasiado pero manteniendo tecnologías RGB led, UEFI Bios completo, calidad de componentes, piezas reforzadas, conectividad abundante y soporte de la nueva generación de procesadores Intel Core, pues el Z270X Ultra Gaming resulta tentador para elegir.

Tiene un gran desempeño a nivel general con opciones para gamers que buscan una relación precio/rendimiento aceptable sin sacrificar la tecnología RGB Led.

Me ha dejada una buena impresión siendo un motherboard consistente, eficiente y atrayente en diseño que permite exprimirlo al máximo por la gran cantidad de funciones que tiene implementando una solución de audio de alta calidad y capacidad de OC justa.

Este producto se lleva nuestra recomendación para armar un sistema competitivo bajo la órbita del chispet de Intel Z270. En Amazon USA figura actualmente a $164.99 dólares, para tener en cuenta.

Lo bueno Lo malo
  • Dual UEFI Bios muy estable e intuitivo.
  • Calidad de componentes, PCIe de 16x reforzados.
  • Sistema de luces RGB Leds distribuidos a lo largo y ancho del PCB totalmente configurables.
  • El audio acompaña con igual calidad.
  • Puertos USB de última generación.
  • No hay puntos para destacar.