Continuamos probando placas base con chipset Intel Z270, esta vez de la mano de ASRock son su modelo gamer SLI para el mercado entry level con las prestaciones que caracterizan al fabricante. Review Aquí.

La placa base gamer

Dentro de su nueva línea de placas base para socket de Intel LGA 1151 serie 200 ASRock suma opciones gamer para el segmento entry level. En esta oportunidad tenemos el agrado de traerles la versión Z270 Killer SLI (muestra de ingeniería), cuyo nombre “Killer” ya tiene su tiempo en el mercado distinguiéndose por sus diseños y coloridas placas bases con el rojo como color predominante.

La placa base tiene un formato ATX de 30.5 cm x 22.4 cm con un PCB en negro safiro.

Aquí ASRock va a lo sencillo en materia de colores dado que la moda del los leds RGB está en auge y se necesita un fondo austero para que pueda lucirse dicha tecnología.

Alrededor del socket se ubican los mosfets cubiertos por disipadores pasivos clásicos lo cual se entiende que no es un producto para el overclocker sino más bien para el que desea armar una PC competitiva con la últimas tecnologías. Dispone en la punta un conector extra de energía de 8-pin para asegurar la compatibilidad de procesadores de gran potencia (como los Intel Kaby Lake).

Presenta capacitores 100% japoneses Nichicon 12K Black con un tiempo de vida de 12.000 horas proporcionando mayor estabilidad y confianza con el usuario, más un PCB totalmente reforzado.

Sobre las memorias DDR4, soporta la tecnología Dual-Channel hasta velocidades de 3733 MHz (con OC) y una capacidad máxima de 64GB. Además soporta la configuración automática Intel Extreme Memory Profile (XMP) en su versión 2.0.

A su vez emplea contactos 15μ gold dentro de sus ranuras para una mayor eficiencia y durabilidad de los componentes.

El chipset de Intel Z270 tiene un disipador plano que cubre gran parte del segmento para mantener temperaturas de operación adecuadas. Se encarga de los seis puertos SATA III (6.0 Gb/s) y carece de los SATA Express (10 Gb/s) que seguramente lo traigan modelos superiores. Soporta la tecnología 0, 1, 5 y 10 junto a Intel Rapid Storage 15, Intel Smart Response, NCQ, AHCI, entre otras.

También brinda dos puertos Ultra M.2 , uno ubicado cerca del socket del CPU y otro cerca del chipset Z270. Soporta precisamente módulos del tipo 2230/2242/2260/2280 M.2 SATA III o bien M.2 PCIe hasta Gen3 4x que puede alcanzar hasta los 32 Gb/s, sin dudas una solución mágica para quienes buscan mejorar notablemente las velocidades de transferencia y el rendimiento de la PC en general.

En cuanto a las ranuras de expansión, dispone de un PCIe 3.0 de 16x (a modo 16x), otro PCIe de 16x (a modo 8x) y finalmente cuatro PCIe de 1x. Sin dudas, como su nombre lo indica soporta la tecnología Nvidia SLI y por supuesto el gamer puede sumar la de AMD CrossFireX en caso de instalar tarjetas similares.

Se destaca la calidad y resistencia de las ranuras PCIe de 16x reforzadas con acero para sostener placas de video pesadas lo cual alarga la vida útil del producto de ASRock.

ASRock integra la opción de audio de Realtek ALC892 con soporte de hasta 7.1 canales utilizando capacitadores del tipo Nichicon Fine Gold Series donde en esta región el PCB se encuentra aislado del resto para que no haya interferencia de ningún tipo.

Toda esta zona, al igual que el panel trasero se encuentra blindada para proteger al sistema de para evitar interferencias electroestáticas.

Finalmente damos un vistazo a las conexiones que ofrece ASRock al usuario. Contamos con dos salidas de videos: DVI y HDMI. Se suman 5 puertos USB 3.0 (Tipo-A) más otro USB 3.0 pero Type-C (más chico y se puede conectar en ambos sentidos). Aparte ambos soportan la protección ESD (Electrostatic Discharge).

En red ofrece un puerto gigabit RJ-45 (encargado por el chipset Intel I219-V) y en sonido ASRock suma 5 audios jacks +  la salida  SPDIF óptica. A simple vista se pueden apreciar algunas ausencias de componentes pero es algo lógico ya que para abaratar costos y proponer una placa base gamer accesible hay que remover otras cosas.

Si hay algo que se ha hecho hincapié en el producto es la calidad y el PCB es un claro ejemplo de como hacerlo.

Plataforma de Pruebas

Componentes que acompañan al producto:

  • Intel Core i7 7700K
  • Memorias Ballistix DDR4-2400 8GB kit (2x4GB).
  • Nvidia GeForce GTX 1070
  • Fuente Thermaltake Smart M1200W .
  • Kingston SSD HyperX 240GB.
  • Sistema operativo: Windows 10 Pro

Configurando el Bios

Cuando ingresamos al Bios notamos que la versión estaba desactualizada ¿Qué hacemos? Algo muy simple, una de las funciones de actualización es el “Internet Flash”, un método sencillo que si tenemos conectada la plataforma a una red con internet el proceso es automático.

Comenzamos con la pantalla “EZ Mode” destinado a los usuarios principiantes que no tienen mucha idea de cómo configurar el sistema o simplemente tener un acceso “todo en uno” que facilite la configuración.

Ahora sí, en el modo avanzado el color rojo vuelve a primera plana y desde aquí podemos configura de manera específica cada componente del sistema.

Para un gamer las opciones del UEFI Bios son suficientes para en marcha la plataforma en su máxima expresión. Podemos manipular cada componente a nuestro antojo como los puertos M2 y los SATA, monitoreo de rendimiento y temperaturas, herramientas de ASRock y mucho más. Se destaca la pantalla de AURA RGB Led que permite manipular la tecnología de luces.

También la sección de OC Tweaker ofrece todas las funciones para que el usuario pueda incrementar el rendimiento tanto del CPU (especialmente si es versión “K”) como de las memorias. Tenemos los voltajes y herramientas necesarias para lograr buenas frecuencias de OC aunque no hay que entusiasmarse demasiado, ASRock incluye el OC Tweaker en el DeskMini y no precisamente es una plataforma para ello.

Información y software

Si bien en el Bios podemos configurar de forma directa el sistema, también ASRock ofrece la posibilidad de hacerlo desde el sistema operativo con sus programas propietarios. Para arrancar tenemos un menú inicial donde seleccionamos que instalar incluyendo los controladores de la plataforma, que recomendamos sea de forma online para obtener la última versión.

Contamos con utilidades tales como ASRock A-Tuning (para configurar el CPU y memorias), el AURA RGB LED, el APP Charger (para dispositivos móviles) y el XFast LAN.

Aquí figura el clásico panel de audio de Realtek, nada llamativo pero confirmamos el chipset ALC892 que tiene la calidad suficiente para satisfacer a un gamer.

En esta ocasión se suma el procesador de Intel Core i7 7700K top en su gama con el multiplicador desbloqueado para practicar overclock. Este modelo funciona bastante bien aunque recomiendo un modelo más acorde para la PC definitiva como puede ser el caso e un Core i5 7600 (o inferior) si no vamos a realizar OC.

La plataforma Z270 se detecta perfectamente con su respectiva revisión de Bios y la utilización del PCIe 3.0 de 16x con la GTX 1070. Las memorias DDR4 trabajan a una frecuencia estándar de 2133 MHz con el perfil X.M.P habilitado en modo Dual-Channel conformando un total de 8 GB (sí es poco a estas alturas pero esperamos aumentar esa capacidad en el futuro inmediato).

Luces AURA RGB

Aquí llega la parte divertida del review manipulando las luces al compás de la música o bien a gusto del usuario. Como bien se indica en la ventana del programa AURA RGB LED, los leds se encuentran alrededor del chipset Z270 sin que el disipador llega a tapar. Además permite la conexión de una tira LED que puede servir para iluminar el gabinete, también se puede controlar en detalle.

Comenzamos a jugar con los leds aplicando algunos efectos. Indudablemente el aspecto visual de la placa base cambia completamente.

Así funciona el RGB AURA LED, entre otros tantos efectos que tiene.

Pruebas de rendimiento

Con el Core i7 7700K y la GeForce GTX 1070 cosechamos una excelente performance donde la actualización de controladores ayuda muchísimo en el resultado. Digo esto porque comparando los resultados del principio con los más actuales noto una diferencia abrumadora. En el 3DMark11 cruzamos tranquilamente la barrera de los 19100 puntos lo cual demuestra que la tarjeta gráfica trabaja muy cómoda.

A nivel general el rendimiento del Core i7 7700K deja un poco que desear ya que es un resultado similar al obtenido con un Core i5 7600K en otra plataforma Z270 que supera levemente los 8000 puntos.

El ASRock Z270 Killer SLI ofrece un ecosistema apropiado para los nuevos procesadores Kaby Lake CPU al igual que las memorias DDR4 donde en esta oportunidad el procesador 7700K arroja un rendimiento en operaciones aritméticas como de punto flotante acertadas aunque no llega a desplegar todo su rendimiento. Las memorias mantienen su nivel a 2133 MHz sin cambios notorios siendo recomendado optar por módulos más avanzados en caso de utilizar el video integrado.

Sin dudas el 7700K es una bestia en el desempeño ya que a 4.2 GHz como frecuencia base más la tecnología “turbo boost” alcanza un resultado sintético de procesamiento bastante elevado que supera los 12000 puntos. Aquí la placa base logra mantener un buen ritmo sin desaprovechar las bondades del Kaby Lake.

Por último damos un vistazo al desempeño en multitasking y rendimiento por núcleo del procesador generando interesantes puntajes en ambos casos. El 7700K es amo y señor de la tabla lo cual demuestra ser una excelente opción para entusiastas.

Overclock al CPU

Luego de probar el 7700K se muy bien el potencial que tiene de overclock y la frecuencia que podemos alcanzar utilizando refrigeración por aire. En principio llegar a 5 GHz no es tan complicado pero depende de la plataforma y el cooler siempre y cuando tengamos la estabilidad como primera regla.

Luego de probar varias veces y tomarme un buen tiempo de reflexión he logrado obtener una estabilidad absoluta a 4.9 GHz tanto en juegos como en otras aplicaciones cotidianas siendo lo más importante a la hora de analizar. Por otro lado si buscamos alcanzar algún récord o ver las limitaciones del sistema, son bienvenidos en hacerlo tomando por supuesto las precauciones.

Ahora el procesador supera los 13000 puntos en el PassMark 9 demostrando el rendimiento extra que podemos alcanzar simplemente con un OC adecuado y estable.

Conclusión

A diferencia de la generación anterior ASRock ha decidido implementar calidad, componentes eficientes y un diseño óptimo lo que conlleva a mayor rendimiento y durabilidad de la plataforma. Con el Z270 Killer SLI tenemos una opción para el gamer con las tecnologías actuales sin tener que gastar demasiado ¿Cuáles prestaciones me refiero? Pues por un lado tenemos un sonido apropiado totalmente aislado y protegido mientras que por el otro tenemos la tecnología SLI/CrossFireX, conectores Ultra M.2 SATA/PCIe y lo más importante! Luces Leds RGB que cumplen su cometido con un buen software para configurarlo.

Se nota que, para abaratar los costos, ASRock ha removido varios componentes por los espacios que se aprecian en cada rincón del PCB (como así también en el panel trasero. Sin embargo esto no influye en la conclusión final sino todo lo contrario, tenemos un sistema con toda la calidad y tecnología a un costo más amigable.

El UEFI Bios también resulta completo y y su panel trasero dispone de las conexiones indispensables para una experiencia satisfactoria.

Si podemos decir que por ejemplo el Core i7 7700K no alcanza todo su potencial por lo cual recomendamos su hermano menor, el Core i5 7600 para formar parte de este sistema.

Como placa base gamer entry level con chipset Z270 merece nuestro premio recomendado.

Lo bueno Lo malo
  • Sistema de luces AURA RGB LED (configurable).
  • Dual UEFI Bios muy estable e intuitivo.
  • Calidad de componentes, PCIe de 16x reforzados.
  • Conectores Dual Ultra M.2
  • No hay puntos para destacar.