ASRock nos hace llegar la PC Mini-STX más pequeña del mercado soportando la séptima generación de procesadores Intel Core, consumo energético eficiente y gran cantidad de prestaciones. Nuestro análisis a continuación.

Introducción

Con el avance de la tecnología ya es posible ver productos pequeños de alto rendimiento, un claro ejemplo son los smartphones que su poder de procesamiento es muy superior en relación a la década pasada. Lo mismo sucede con las PCs de escritorio donde existes modelos pequeños que aportan alta eficiencia y desempeño. En esta oportunidad a diferencia de una mini-PC tradicional ASRock (trabajando en conjunto con Intel) desarrolló una plataforma de 5×5 que soporta CPUs de 65W con un nuevo formato mini-STX.

Se trata del ASRock DeskMini 110W personalizable siendo una solución para espacios pequeños sin resignar rendimiento. Su presentación ya sorprende por el tamaño, la portada de la caja ya deja un par de pistas acerca de sus especificaciones. Aclaramos con la letra “W” ya que es la versión con Wi-Fi.

Además del DeskMini (que se compone del chassis y la placa base) viene con gran cantidad de accesorios incluyendo manuales, guías y el adaptador DC-in de 120W/19V que ahorra hasta un 14% de energía en comparación a una fuente de alimentación tradicional para Mini PCs. También se destacan algunos sistema de montaje para la instalación de componentes extras.

Efectivamente el DeskMini 110W provee opción inalámbrica por medio de su módulo Intel Dual Band 802.11ac (2.4G / 5G WiFi) soportando también Bluetooth v4.0. En este caso emplea el conector M.2 (key E 2230). Por otra parte para la instalación de discos de almacenamiento de 2.5″ HDDs/SSDs se adjuntan dos cables SATA. Respecto a estos cables se puede apreciar que son diferentes ya que un solo cable provee energía y transferencia de datos para ahorrar espacio y por supuesto la interfaz con la placa base es diferente y más compacta.

La mini PC que estabas buscando

El chassis tiene unas dimensiones de 155 x 155 x 80 mm, es realmente pequeño e ideal para ubicarse en cualquier lugar sin molestar para nada. Utiliza elementos de acero y plástico siendo un diseño bastante liviano.

En su frente se destacan los puertos de conectividad. Contamos con un puerto USB 3.0 (celeste) y otro USB 3.0 Type-C (hasta 5 Gbps de transferencia de datos) sumado a un Headphone con MIC  y MIC-In. Por supuesto dispone de botón de encendido junto al Power LED & HDD LED para monitorear la actividad.

Por un lado tenemos el lateral para realizar, de ser el caso, un montaje vesa mientras que en el otro tenemos un cuadrado de ventilación ya que allí se ubica el cooler del CPU. A un costado figuran dos interfaces (por ahora tapadas) para sumar dos puertos USB (siempre se necesita tener más).

Aquí figura su panel trasero donde en el extremo se localizan los orificios para colocar las antenas de Wi-Fi. También soporta el puerto COM en la parte inferior (si es que alguien todavía lo usa).

ASRock implemente varias salidas de video tales como VGA, HDMI y DisplayPort por lo cual podemos habilitar dos pantallas para trabajar. También figura un puerto USB 3.0, otro USB 2.0 y un puerto Intel Gigabit I219V LAN.

Viendo su interior

Bastante bien refrigerado el interior del chassis con el cable de energía + led que se conecta directamente a la placa base. Nótese las guías que presenta en los laterales para que la bandeja se pueda remover e insertar con facilidad.

El sistema soporta placas base en formato Intel Mini-STX MB, como propone ASRock con el chipset Intel H110 (de ahí su nombre) soportando los procesadores de sexta y séptima generación Core i7/i5/i3/Pentium/Celeron para socket 1151 con un TDP máximo de 65W ¿Soportará por ejemplo un Core i5 7600K? Lo veremos en breve.

Resulta interesante ver el diseño de la placa base y cómo están distribuidos los componentes ya que en tan reducido espacio es una tarea compleja para los ingenieros desarrollar una plataforma que pueda convivir en armonía sin quitar prestaciones ni bajar el rendimiento.

Junto al socket en la zona de mosfets se ubica un disipador pasivo fino y espacio suficiente para instalar un cooler Intel estándar o bien aquellos ventiladores delgados que utilizan las notebooks por ejemplo. Por otra parte incorpora dos ranuras de memoria del tipo DDR4 SO-DIMM soportando hasta una velocidad de 2133MHz y una capacidad de 32GB, nada mal. Esto puede ser una desventaja en comparación a las soluciones Mini-ITX.

En audio ASRock se ha decidido por el chipset Realtek ALC283 para cumplir (si es para oficina es más que suficiente). En almacenamiento ofrece un conector M.2 SSD (del tipo 2280 M.2 PCIe Gen3 x4).

Hay que recordar que el ASRock Deskmini 110W no soporta módulos SATA M.2.

Resumen

Plataforma de pruebas

Componentes que acompañan al producto en cuestión:

  • Intel Core i5 7600K
  • ADATA DDR4 SO-DIMM 2133 MHz (8GB x2 Kit) 1.2v
  • WD SSD 240GB (SATA)
  • OS: Windows 10 Pro

Armando la mini bestia

Claramente a la hora de armar este tipo de plataforma Mini-STX hay que pensar bien que componentes vamos a comprar ya que resulta crucial que rinden de la mejor manera y eficientemente. ADATA nos hice llegar sus módulos de memoria DDR4 SO-DIMM que se pueden conseguir pero tal vez sean un poco más caros. En este caso empleamos dos módulos de 2133 MHz formando un total de 16GB lo cual es suficiente para soportar la demanda de hoy en día en aplicaciones y nos permite aumentar más la memoria del video integrado que en este caso se trata del Intel HD Graphics de última generación.

Las memorias se instalan de forma sencilla y práctica.

Aquí tenemos libre los conectores M2 tanto para instalar el módulo de Wi-Fi como el de SSD PCIe.

En nuestro caso probamos con un SSD SATA pero ¿dónde va? Si damos vuelta la bandeja tenemos espacio para instalar dos discos de 2,5″ y utilizamos el cable provisto dentro de los accesorios. Si no estás acostumbrado a los nuevos conectores te costará al principio saber dónde está la interfaz, pues te diré que es muy, pero muy fácil de instalar e incluso para sacar después. Indudablemente un excelente acierto por parte de los ingenieros en este aspecto.

La instalación es bastante simple, solo hay que tener cuidado con las partes ya que todo es pequeño.

Como hemos mencionado, soporta el cooler estándar de Intel (el que viene junto al procesador). En esta oportunidad instalamos el Core i7 7600K el cual no es un procesador recomendado para esta plataforma pero la duda de si lo soportará es válida así que nos damos el lujo de probarlo.

Por último acomodamos las piezas e insertamos la bandeja para dar riendas sueltas al completo sistema de ASRock. tenemos todo conectado, ahora a ver cómo funciona.

Configurando el Bios

Primero damos un vistazo al UEFI Bios totalmente moderno, sencillo e intuitivo. Dispone de la pantalla con modo EZ, es decir un lugar para principiantes que desean configurar rápidamente el sistema sin navegar entre tantas opciones. Desde aquí monitoreamos las temperaturas de los componentes principales, memoria, CPU y revoluciones del ventilador. Incluso realizamos un Internet Flash actualizando a la última revisión, así de simple y sin nada que explote.

Si no estamos conformes con las opciones siempre tenemos el modo avanzado que es mucho más completo y detallado para cada segmento.

Gran cantidad de opciones para configurar los componentes de almacenamiento (puertos M2 y los SATA), más componentes para monitorear, herramientas propias de ASRock (hay una de diagnóstico), posibilidad de guardar perfiles y algo que ha resultado curioso, la pantalla de “OC Tweaker” que tomando las características de la plataforma no tiene mucho sentido. Sin embargo está allí y si instalamos un CPU acorde que permite un leve overclock ¿por qué no? Sería cuestión de probarlo.

Información

Damas y caballeros, el procesador Intel Core i5 7600K funciona de manera exitosa y si bien ya lo apreciamos en el Bios ahora lo plasmamos en palabras. Con un TDP máximo de 91W el DeskMini 110 le da la bienvenida con los brazos abiertos al igual que a los dos módulos DDR4 de ADATA a 2133 MHz.

Comprobamos que la placa base de ASRock soporta perfectamente los procesadores de Intel de séptima generación “Kaby Lake”.

Pruebas de rendimiento

Ahora pasamos a ejecutar algunas pruebas de rendimiento comenzando con los benchmarks sintéticos de 3DMark (DX11) cosechando muy buenos puntajes con la tarjeta integrada Intel HD Graphics 630 que tiene una frecuencia base de 350.00 MHz y soporta reproducción 4K (a 60Hz).

Los resultados que conseguimos son bastantes potentes, especialmente en procesamiento de CPU sin nada que envidiar a sistemas de escritorio ATX. Por supuesto la limitación se da en el video integrado pero en la séptima generación el HD Graphics y es mucho más potente y funcional con todas las aplicaciones actuales. Lo mismo sucede con la sexta generación (pero con menos desempeño y prestaciones). Por otra parte las memorias DDR4 a su velocidad estándar se manifiestan de forma correcta sin destacar demasiado.

En el programa Sandra el Core i5 7600K se maneja muy bien bajo el chipset H110 dejando constancia que si un procesador de estas características ofrece su potencial, lo que le esperan a los modelos inferiores que serán exprimidos al máximo.

Nuevamente el procesador tanto en video como en trabajo multitasking mantiene su nivel de rendimiento a la altura de las circunstancias. Claramente la plataforma Deskmini 110W ofrece una base sólida para que el usuario pueda elegir sus componentes y armar un sistema competitivo dentro de un diseño compacto.

Finalmente damos una mirada al rendimiento del SSD en la plataforma. En este caso se aprecian las limitaciones de performance, especialmente en lo que respecta a lectura ya que ni siquiera alcanzamos los 200 MB/s. Hay que tomar en cuenta que con el M2 SSD PCIe seguramente el rendimiento sea óptimo siendo una opción ideal para el sistema operativo mientras que el espacio para discos 2,5″ sea recomendado para backup u otro tipo de tareas de bajo impacto.

Conclusión

En oficinas o lugares donde es indispensable ocupar el menor espacio posible surgen ideas de PC de escritorio que son interesantes pero casi siempre la limitación del rendimiento se hacía imposible una migración. Ahora con el avance de la tecnología Intel se las ingenió para ofrecer un formato ultra pero ultra compacto soportando las últimas tecnologías del mercado con el sello de ASRock.

Por un lado tenemos que comentar acerca de las funcionalidades del sistema ofreciendo compatibilidad con los procesadores Kaby Lake, soporte de Wi-Fi/Bluetooth 4, USB Type-C, conectores M2 SSD PCIe y un UEFI Bios muy completo que permite exprimir la arquitectura al máximo nivel. El diseño del chassis también vale la pena destacar donde se ha cuidado cada detalle y terminación con una buena ventilación, fundamental en este tipo de plataformas.

Viendo sus cosas buenas también hay que mencionar las limitaciones del Mini-STX en cuanto a la suma de componentes extras dado su reducido espacio lo cual es lógico, en el panel trasero no hay muchas cosas para incluir más. No obstante si me ha llamado la atención el rendimiento del SSD bajo el chipset H110 ya que no alcanza un óptimo rendimiento.

Sin dudas ASRock mantiene su gran nivel con productos de alta categoría y con el DeskMini 110W brinda una opción ideal tanto para oficinas como para el hogar ya que funciona muy bien como centro de entretenimiento.

Su diseño es excelente donde cada pieza encaja a la perfección. Claramente ASRock propone una alternativa compacta y muy rendidora frente a otras opciones de la competencia siendo un producto recomendado y por supuesto personalizable.

Lo buenoLo malo
  • Diseño compacto, puedes armar tu propio sistema con los componentes que quieras.
  • Compatible con Kaby Lake.
  • Ofrece muchas prestaciones, incluyendo varias salidas de video, puertos USB, entre otros.
  • Soporta el cooler estándar de Intel.
  • Fácil instalación, muy práctico de manipular.
  • Tecnología Wi-Fi y Bluetooth 4.
  • UEFI Bios completo.
  • El rendimiento del SSD en puertos SATA no alcanza su máximo potencial.
  • No soporta M2 SATA.

Comentarios

Se el primero en comentar !

Notificar de
avatar
wpDiscuz