Dead Rising ha recorrido un largo camino desde aquel momento en el cual descendió en un helicoptero de la prensa en el Shopping Mall para provocar toda una revolución en la Xbox360.

La saga ha crecido mucho desde aquel momento y las locuras se han ido apilando, los aportes de Frank West, Chuck Greene y Nick Ramos han sido muy valiosos en cementar la saga como una saga entretenida con una fórmula diferente.

Con el lanzamiento del Dead Rising 4 y la vuelta de Frank West algunas cosas han cambiado, les contaré en detalle lo bueno, lo malo y lo tremendamente odioso acerca de esta nueva entrega que llega en el tiempo justo para aprovecharse de las ventas navideñas y de año nuevo.

Frank West fue uno de los protagonistas mas esperados cuando se mencionó su vuelta en el Dead Rising 4 y no es para menos, es prácticamente el creador de la saga. Frank es un tipo vulgar, con poco sentido del heroísmo e increíblemente egoísta pero su carisma le permitió resaltar como el clásico anti-héroe en la premisa original.

Primeros Pasos

Frank se encuentra con un nuevo brote de zombies en el antiguo pueblo de Willamette producto de un nuevo experimento científico que no solo ha dado origen a un brote sino que existen ahora nuevos tipos de zombies, mas sedientos de sangre y mucho mas hábiles, un argumento sacado directamente de las garras del Dying Light sin esmerarse en ocultarlo. Dead Rising 4 comienza con un prólogo a modo de historia que nos muestra los descubrimientos de Frank para luego dar motivo a la campaña y al resto del juego.

Voy a intentar decirlo lo mas simple posible, para que se capte mi pensamiento de una forma clara y concisa. El juego arranca bien, pero va perdiendo su sentido a medida que pasan los minutos, a tal punto que pasadas las 5 horas de juego, se pierde por completo el sentido de lo que estamos haciendo.  El por qué de esta casi catastrófica falla reside, según mi criterio en el gameplay propiamente dicho y aquí los desarrolladores y la misma comunidad tienen mucha responsabilidad..  No se puede consentir a todos sin arruinar una experiencia, esta debería ser una verdad ya asumida en el desarrollo de videojuegos.

Gameplay, o eso creo

La gente pedía Frank, la gente pedía mas zombies, la gente pedía mas acción, mas violencia… y los desarrolladores se la dieron, a cambio de convertir al juego en un sandbox de monotonía en el cual todos los personajes parecen estar completamente relajados ante una invasión zombie y con un dialogo en el cual todos parecen haber perdido sus capacidades de razonamiento básico.

El principal problema del juego reside en la extrema simpleza y falta de elegancia de su gameplay.

El principal problema del juego reside en la simpleza y falta de elegancia.  Por supuesto, existen toneladas de juegos que poseen un gameplay simple y sin embargo son magistrales porque las situaciones o la habilidad requerida para dominarlo debía ser elevada.

Tal no es el caso con Dead Rising 4 en donde el gameplay extremadamente facilista no motiva porque presionar repetidamente 2 millones de veces el boton del gamepad no es algo de lo cual puedas andar haciendo alarde y porque esto no representa para nada un desafío.  Subir de nivel en Dead Rising 4 es entonces un trámite mas que un premio a tus habilidades.

En pocas palabras… que Frank es la representación viviente de un Acorazado Sherman ante un ejercito de soldados rasos sin armas.  Su poder es casi absoluto, morir en Dead Rising 4 es el equivalente a literalmente no moverte de lugar y esperar que un zombie te mate.

Salvo los nuevos zombies especiales, no existen desafíos que logren eclipsar al personaje,  con un escudo prácticamente altísimo, una energía razonable pero con abundantes dosis de comida repartidas por todas partes, morir en este juego queda relegado al que directamente no está observando la pantalla mientras juega.

Para hacer la situación aún mas precaria, no es posible configurar ningún tipo de dificultad, el juego se juega así como viene.. te guste… o no.  Frank está aquí para quedarse y los desarrolladores se aseguraron de que puedas matar miles de zombies antes de que puedas tener algún problema.. porque,  matar zombies es ultra divertido.. sobre todo después de que has matado mas de 10.000 y te das cuenta que el juego seguirá siendo lo mismo desde principio a fin.

Pero por qué es que falla tanto en este aspecto?. Analicemos por qué con una serie de puntos específicos que deberían dejar clara la situación:

  • Frank es prácticamente invencible, casi se siente como un abuso a los pobres zombies.
  • Sobre abundancia de armas, no es posible quedarse atrapado sin ellas.
  • Sobre abundancia de curas, medkits y comidas.
  • Un personaje extremadamente hábil que puede lidiar incluso con estar completamente acorralado y las habilidades extras no requieren combinaciones especiales complejas, algo que si ocurre por ejemplo en el Dying Light y que es lo que convierte a su gameplay en algo especial.
  • Voces mal elegidas
  • Mala estructuración de la campaña, con diálogos estúpidos que no te permiten mantenerte interesado en la historia.
  • Eliminación del contador de tiempo restante
  • No mas bosses psicópatas.
  • No mas rescatar a los sobrevivientes y llevarlos a un lugar seguro, ellos ahora son meros objetivos estáticos que te quitan la motivación de ayudarlos.

De todos estos pecados en el desarrollo de un videojuego, los mas peligrosos son definitivamente los de potenciar tanto el poder de tu personaje, darle tantas libertades y no otorgarle suficiente desafío.  En muchos aspectos, las fallas del gameplay en este juego me recuerdan a las encontradas en el Just Cause 3,  juegos creados para la gran masa de personas que no disfrutan del desafío.

Otro pecado grave de los desarrolladores es el de haber quitado cosas que definían a la saga, como la de lidiar contra los psicópatas, que ahora se convierten en meros grupos de lunáticos y quitar el desafío de tiempo, una de las cosas que mas tensión creaba en sus entregas anteriores.

Aquellos que criticaron al Dead Rising 3 lo han hecho por todas las razones equivocadas y generalmente es esta misma gente la que aprecia juegos como este que representan todo lo que no debería apreciarse en un videojuego.

Como si no fuera suficiente con lo anteriormente dicho, el juego tiene la bendita costumbre de insistir con el camino a seguir cuando los desafíos aparecen en vez de dejar que seamos nosotros los que los descubramos… Buscar un documento en una oficina oscura deja de ser un desafío cuando nuestro personaje nos insiste con el mismo dialogo repetido cada 4 segundos… “creo que debería revisar estos cajones para encontrar algún documento que hayan olvidado aquí“, si Frank, lo he entendido, oficina oscura, visor en la oscuridad, documentos… es una broma?

Todo esto junto hace que jugar al Dead Rising 4 sea divertido durante los primeros minutos pero mas allá de sacar un par de fotos riéndote de los pobres zombies, rescatar a un par de sobrevivientes que ahora son personajes estáticos y matar zombies a mas no poder, no hay nada mas que hacer,  porque el juego propiamente dicho no gusta de poner a prueba al jugador, es un juego para el neófito total que no sabe manejar un gamepad apropiadamente y que quiere divertirse un rato… pero nada mas.

La estupidez paso de ser implícita a explicita

Una de las cosas que mas atrapaba en la saga de Dead Rising siempre fue la estupidez implícita. Para el que no tiene la menor idea de lo que estoy hablando le pongo un ejemplo.. en pleno ataque zombie, ante la amenaza de perder a su hija, Chuck Greene decide armar una mezcla de sierra electrificada para descuartizar a los zombies mientras los electrifica o pilotear autos acorazados, armados en segundos para pasar por arriba de sus enemigos…  Por su parte, Nick Ramos en Dead Rising 3 podía combatir con traje de payaso y guantes y aún así reventar zombies y volarlos a varios metros de distancia pero teniendo que correr contra el tiempo para salvarse.

La estupidez implícita es una que nosotros vemos desde el punto de vista del jugador pero que nuestro personaje no ve ni percibe dentro del juego, una curiosa mezcla en donde nuestros personajes sufren de la tensión mientras nosotros los vemos combinarse con su estupidez… esta, es la receta exitosa de Dead Rising.

La saga Dead Rising se hizo famosa por la estupidez implícita en donde nuestros personajes se defienden de maneras estúpidas en situaciones imposibles pero que ellos mismos viven como reales y traumáticas.

Que pasó en Dead Rising 4?,  por qué esto no funciona?  Porque ahora los personajes son conscientes de su propia estupidez,  los diálogos reflejan con absoluta precisión el nivel de desinterés que estas personas llevan por la invasión zombie y lo divertido que esto representa.. los personajes son ahora, parte de esa estupidez, los diálogos lo reflejan, Frank, se convirtió en un estúpido explícito que responde como un chico de 10 años lo haría, burlándose de cuanta persona pase y comportándose como una caricatura… sin ponerse nervioso ni que nada lo afecte, por ende.. nosotros tampoco sentimos ningún peligro inminente ni motivación para mejorarnos, esto, solo ocurre en Dead Rising 4 y aparentemente, es lo que a muchas personas estaban esperando…

Gráficos

El juego no lleva malos gráficos en la Xbox One, es solo que no se encuentran a la par de lo visto en el Dead Rising 3, existe cierta falencia en el aspecto de la calidad de las texturas, salvo algunos de los terrenos y muy baja resolución en la forma en que los zombies y personajes se dibujan en pantalla,  el juego no sobrepasa a su entrega anterior en este aspecto y no destaca, sobre todo si lo comparamos con las joyas que han salido últimamente en la consola como el Forza Horizon 3 y Gears of War 4.

Tiene cosas buenas?

Si, las tiene, mas allá de ser extremadamente repetitívo, existen pocas cosas que realmente destacan.. entre ellas y la mas notable es el sonido, una grata sorpresa donde menos la esperaba.

El sonido del Dead Rising 4 es fantástico, tanto la sensación de pasar de un ambiente a otro, los zombies gritando, los golpes, los ruidos que hacen las armas y las explosiones están cuidadosamente bien elaborados y destacan muy por encima de sus gráficos y gameplay.

Pasar por una ola de zombies con una katana es realmente un placer, el sonido de la misma descuartizando toneladas de ellos hacen de uno de los mejores momentos en el gameplay.  Si lo juegas por momentos, Dead Rising 4 puede ser un gran pasatiempo y hay lugares en donde las cosas se pueden complicar, convirtiéndose en un leve desafío que incluso con sus falencias puede disfrutarse.

La representación gráfica de lo que Dead Rising 4 piensa sobre si mismo

Conclusión

Dead Rising 4 es un juego mediocre, que no pretende destacar en ningún aspecto, que promueve el lema de mas muerte, mas violencia y mas acción cuando en verdad tiene menos gameplay, menos estrategia y menos variedad,  un recurso muy engañoso por parte de los desarrolladores de vender menos por mas.  Dead Rising 4 resulta un juego regular del cual estoy convencido no superará la prueba del tiempo.  Para un pasatiempo casual de algunas horas, puede estar bien, pero no lleva el nivel de profundidad ni tensión de las entregas anteriores y se siente en casi todos los aspectos como un gran escenario de sandbox para probar armas.  Si te han gustado las entregas anteriores y no te gustan los cambios hechos en esta, quizás debas pasar su compra, aunque el juego intente convencerte de que es lo mejor que puedes adquirir en estas fiestas.  Es oficial, Frank se convirtió en mi personaje mas odiado en un videojuego.

Puntajes
Graficos
58 %
Sonido
78 %
Gameplay
40 %
Argumento
35 %
Fundador, sysadmin y diseñador de TecnoGaming como así también su propia empresa de hosting. Auto-didacta y con mucha pasión por los videojuegos ama tanto la tecnología como la naturaleza. Vive en su casa de campo en Merlo, San Luis.