Luego de un mes de competencia, de haber pasado por San Francisco, Chicago, Nueva York y Los Ángeles como sedes de las distintas fases competitivas, SK Telecom T1 (SKT) se consagró campeón por tercera vez en cuatro ediciones del campeonato Mundial al ganarle a Samsung Galaxy (SSG), repitiendo la final del mundial anterior. SKT no sólo levantó la Copa del Invocador, sino que además se llevó USD 1.000.000 ante los ojos de más de 18 mil fanáticos en el estadio y cientos de miles de personas que lo vieron a través del streaming en vivo en más de 20 idiomas.

En una serie al mejor de cinco y al igual que en la edición anterior, los equipos coreanos SK Telecom T1 y Samsung Galaxy se disputaban el título al mejor equipo de League of Legends. SKT ganó las primeras dos partidas, y cuando parecía que se llevaba cómodamente la Copa, SSG reaccionó, lo derrotó en los dos siguientes partidas y puso la definición de la final stand by, consiguiendo que se juegue una quinta partida. Si bien para SKT el golpe de quedar igualados fue duro, Faker y Benji, dos de sus máximas estrellas, sacaron adelante la partida con toda su experiencia, llevaron a su equipo a la gloria y se convirtieron en los primeros jugadores en ganar tres campeonatos mundiales de League of Legends por primera vez en la historia del juego.