Thermaltake retoma del año 2011 el concepto de cooler Sandía con un diseño renovado y lanza el Engine 27, un coleer para CPU de bajo perfil con un altura de 27 mm que puede instalarse en cualquier PC pequeña. Pesa 310 gramos y soporta los sockets de Intel LGA115x (LGA1156/LGA1155/LGA1151/LGA1150).

El ventilador tiene una entrada de energía PWM de 4-pin y el ruido se ubica entre 3-25 dBA.

engine-27-sandia-tt-04
La base es de cobre que hace contacto directo con el CPU para mayor eficiencia. Tanto las aletas del disipador como del ventilador son metálicas.