Según el relevamiento que realizó la compañía ESET, 1 de cada 3 usuarios fue víctima de una campaña de código malicioso.

Las redes sociales forman parte de la vida cotidiana de las personas, pero a su vez, la gran concentración de información sensible que se encuentra disponible en estas plataformas, puede convertir a un usuario en una potencial víctima. Por ello ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, realizó una encuesta a los miembros de su comunidad para conocer cuáles fueron los incidentes de seguridad más relevantes que sufrieron los usuarios en las redes sociales.

Según los datos arrojados, el 35% de los encuestados sufrió un incidente de malware y/o spam. Es decir que 1 de cada 3 usuarios se infectó con algún tipo de código malicioso a través de campañas de Ingeniería Social que utilizan los ciberdelincuentes para robar información, controlar el sistema infectado o adquirir las contraseñas de la víctima.

En segundo lugar, el 30% reconoció que hizo clic en una publicación extraña alguna vez y por ello, fue víctima de algún tipo de engaño. Es habitual que los atacantes utilicen este tipo de campañas maliciosas para atrapar a los usuarios desprevenidos que caen en la trampa y propagan contenidos falsos o realizan publicaciones de manera involuntaria desde su perfil. De esta manera, sin descargar nada malicioso en el dispositivo del usuario, logran suscribirlo a servicios de publicidad que le genera algún tipo de costo económico, como un SMS Premium.

Y, por último, el 15% de los usuarios fue víctima de phishing, un tipo de ataque que tiene como objetivo adquirir información personal y/o confidencial de forma fraudulenta. Es frecuentemente realizado a través de un correo electrónico y sitios web duplicados, aunque puede realizarse por otros medios como las redes sociales.

malware-eset

Para evitar que la información personal de los usuarios caiga en las manos equivocadas, el Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica recomienda prestar atención a las publicaciones y evitar ingresar a enlaces sospechosos o a sitios web de dudosa reputación. A su vez, el uso de tecnologías como soluciones de seguridad, son fundamentales para impedir que distintos códigos maliciosos puedan tomar el control del dispositivo y robar los datos personales. Por ello es importante mantenerlas actualizadas al igual que el resto de las aplicaciones y el sistema operativo para aumentar el grado de protección y seguridad. También es recomendable aceptar solo a contactos conocidos y no ingresar información personal en formularios de dudoso origen. Y, por último, es imprescindible que los usuarios configuren correctamente la privacidad de las cuentas en las redes sociales.

Aprendiendo a configurar los distintos servicios y aplicaciones de manera correcta, los datos estarán a salvo y se podrá disfrutar de forma segura de la tecnología.