El épico título espacial masivo multijugador se amplía con el parche gratuito Powerplay, introduciendo nuevos modos de juego

Powerplay es la tercera mayor actualización de Elite: Dangerous y la más amplia hasta la fecha, introduciendo nuevos barcos, nuevas características y una nueva capa de estrategia a Elite: Dangerous.

En Powerplay los jugadores pueden jurar lealtad alguna de las potencias galácticas, y unirse a la batalla por la conquista interestelar. Los jugadores pueden decidir sobre la estrategia de la facción elegida, asumir objetivos especiales para avanzar hacia su causa común, y dominar, junto a tu facción, la Vía Láctea a escala real que conforma Elite: Dangerous.

Los jugadores serán premiados con valiosas recompensas, bonos de reputación, y un equipamiento único para su alianza, mientras defienden su territorio y conquistan el espacio. Cada acción tomada en Powerplay tendrá un impacto directo y visible en el equilibrio del poder galáctico para todos los jugadores.

Powerplay añade una nueva capa estratégica que conecta y mejora todos los aspectos de la experiencia de Elite: Dangerous; encabeza una inmensa y gratuita actualización, que contiene cientos de mejoras, y nuevas características, incluyendo:

  • Un sistema de misiones mejorado con nuevos objetivos y formas de jugar.
  • Tres nuevas naves: Lakon Diamondback Scout, Lakon Diamondback Explorer y el Imperial Courier.
  • Drones para la recogida de carga, comercio de combustible y prospección.
  • Una nueva e ilustrada fuente de información, GalNet, accesible directamente desde la interfaz de la nave.
  • Sitios de minería de alta y baja intensidad, añadiendo el riesgo a la minería y aumentando el potencial de recompensas.
  • Nuevas explotaciones mineras
  • Un sistema de recompensas actualizado.
  • Interfaz de usuario mejorada y emblemas para subir en los ranking.
  • Numerosas mejoras de su jugabilidad y rendimiento.

Fundador, sysadmin y diseñador de TecnoGaming como así también su propia empresa de hosting. Auto-didacta y con mucha pasión por los videojuegos ama tanto la tecnología como la naturaleza. Vive en su casa de campo en Merlo, San Luis.