CryENGINE 3 soporta ahora Occulus Rift, Android y Linux

Los desarrolladores ahora pueden comenzar a crear mundos virtuales con el poder de CRYENGINE utilizando una solución para todo su software.

Con el lanzamiento de la versión 3.8.1 de CRYENGINE, se agrega el soporte de Occulus Rift, otorgandole a la licencia completa y los suscriptores de Engine-as-a-Service el acceso completo al toolset de VR. Además de las capacidades de desarrollo de VR, CRYENGINE agrega soporte inicial de AMD LiquidVR™,  dedicado a convertir al VR en algo lo mas confortable y realistico posible. Las actualizaciones futuras traerán soporte adicional de plataformas VR al engine.

El Director Creativo de Crytek, Frank Vitz dijo “Desde que mostramos nuestro trabajo con VR, hemos visto una respuesta tremendamente positiva de los desarrolladores que quieren usar el CRYENGINE en sus proyectos de realidad virtual. Nuestra experiencia en Stereoscopic 3D combinada con las capacidades de rendering del engine nos permiten ofrecer imagenes en muy alta resolución a altos cuadros por segundo, lo que significa que CRYENGINE ofrece un nivel de fidelidad visual que muchas personas sienten es fundamental para crear una experiencia VR interesante. No podemos esperar para ver que otras cosas se pueden crear con CRYENGINE ahora que todos tienen las capacidades de VR en sus manos”.

La actualización de hoy agrega también soporte de OpenGL a CRYENGINE, permitiendo a los desarrolladores trabajar de manera mas natural cuando hacen ports de PC a Linux.

Finalmente, en la actualización del dia de hoy, las licencias full de CRYENGINE reciben soporte de sistemas AndroidTV. Con Android los dispositivos diseñados para el living podrán usar CRYENGINE, permitiendo el uso del engine a una mayor audiencia.

CRYENGINE está disponible de manera gratuita como servicio por USD9.9 al mes. Para mas información visitar el sitio oficial.

Fundador, sysadmin y diseñador de TecnoGaming como así también su propia empresa de hosting. Auto-didacta y con mucha pasión por los videojuegos ama tanto la tecnología como la naturaleza. Vive en su casa de campo en Merlo, San Luis.