Este fin de semana se espera una gran liquidación de productos online, que coincide con un nuevo aniversario del Día de Internet, celebrado el 17 de mayo en todo el mundo. La alta penetración de equipos móviles, como tabletas y 2en1, y la innovación en la PC clásica, pusieron a la tecnología en un lugar clave para la vida de las personas y hoy nadie debate sobre el futuro de la venta en la red. Ya es una realidad y mirar “vidrieras online” es tan natural como caminar por una galería de negocios. Pero al igual que cuando una familia sale de shopping, para comprar en la Internet hay que tomar algunas precauciones de seguridad. Intel elaboró una lista de consejos para poder disfrutar de todos los beneficios que ofrecen las distintas marcas en sus plataformas online, con seguridad y desde la comodidad del hogar.

“Un usuario puede pedir una pizza desde su tableta, sentado en el sillón, mientras chequea redes sociales. O hasta investigar en la PC para la futura compra de un auto, mientras trabaja o realiza otras actividades. Esto hoy es posible porque hay dispositivos que ofrecen gran nivel de desempeño para múltiples tareas. Por ejemplo, las tabletas con procesadores Intel Core de última generación permiten navegar por la red con respuestas rápidas, sin límites para ventanas abiertas, videos, fotos o cualquier otro contenido que el usuario necesite para comparar entre artículos”, explicó Mariela Bravo, Gerente de Comunicación de Intel. De hecho, en el último trimestre de 2014 un 41% de los usuarios latinoamericanos compró online o realizó visitas a “app stores”, afirmó IMS Mobile.

Cómo comprar online de forma segura

“Los servicios comerciales en línea están creciendo en la región. Los equipos con McAffe Intel Security traen funciones de seguridad integradas y ofrecen protección contra el robo de identidad, lo que brinda tranquilidad en las operaciones que se hacen en internet”, sostuvo Mariela Bravo, Gerente de Consumo de Intel Argentina. Pero más allá de la protección por software o por hardware, aprender algunas “reglas” de comportamiento en línea puede llegar a salvar al consumidor de caer en manos de usuarios malintencionados.

Verificar la fuente de las ofertas antes de comprar: Durante las fechas de grandes descuentos suele haber publicidad u ofertas engañosas que redireccionan al usuario a páginas falsas para robar sus datos. Por eso es necesario verificar todas las credenciales de seguridad de los sitios de compras online antes de realizar una transacción y poner el número de tarjeta de crédito. Hay que prestar especial atención a los links que se reciben por correo electrónico y evitar sitios desconocidos o poco fiables. Revisar que los datos de pago estén cifrados: Una forma fácil de identificar cuando la información personal y de la tarjeta de crédito será codificada de manera segura es buscar el ícono con forma de candado que aparece en la barra de direcciones del navegador. Otra manera es chequear que la dirección de la página web comienza por “https://” en lugar de “http://”. Asegurarse de tener instaladas aplicaciones de seguridad: Pocas personas se animan a usar su PC sin un antivirus, pero en otros dispositivos como 2en1, tabletas o smartphones los usuarios no tienen tanto cuidado, tal vez por no saber que los hackers o virus también pueden atacar allí. En el caso de las tabletas Intel están cubiertas por la suite de seguridad McAfee, que ofrece una protección total y fácil de administrar. Evitar las redes WiFi abiertas: Aunque navegar y comprar en un bar o en una plaza sea cómodo y tentador, la realidad es que las redes de WiFi abiertas suelen ser poco seguras. Los paquetes de información transmitidos a través de las conexiones públicas pueden ser monitoreados y fácilmente capturados por hackers, que con la información de pago en sus manos realizan fraude online. Proteger el dispositivo con una contraseña: Es la primera barrera de defensa para cualquier equipo portátil y como tal debe ser fuerte. Es necesario evitar fáciles o que se asocien a información personal del usuario, como su fecha de cumpleaños o dirección. La mejor apuesta son las contraseñas alfanuméricas. Los dispositivos dotados de tecnología Intel incluyen varios métodos de bloqueo, que van desde la detección de huellas digitales hasta rasgos faciales.