Comunicado de Prensa

Cuando el terremoto de Töhoku azotó las costas de Japón en marzo de 2011, en el seno de un país devastado e incomunicado, surgió la necesidad de un sistema que permitiese conectar a las personas mediante recursos basados en Internet. Tres meses después -con la infraestructura de telecomunicaciones de Japón aún en vías de recuperación- nació LINE, uno de los servicios de mensajería instantánea más populares del mundo. En menos de un año y con 58 millones de usuarios en sus registros, la aplicación integraba no sólo un servicio de mensajería instantánea, sino también llamadas de voz gratuitas, sus populares stickers, cámara y soporte en los principales sistemas operativos de celulares, además de la versión para PC. Hoy, alcanzando más de 181 millones de usuarios activos al mes, es un servicio multiplataforma consolidado a nivel global. LINE ha comenzado a desplegar su potencial en la región y en Argentina, con una oferta que ha ido integrando cada vez más servicios en un solo lugar, la denominada all in app que incluye, además de lo ya mencionado, video llamadas, chats grupales con hasta 200 personas, un ecosistema de aplicaciones (incluyendo una app para selfies – B612) y juegos incorporados, espacios personales y sociales como el Timeline y el Home, y herramientas de uso práctico, como LINE Pay y LINE Taxi, entre otras funciones. Precursor en muchos de estos ámbitos, LINE ha hecho énfasis en resolver los principales desafíos que plantea la industria tecnológica. De esta forma, la privacidad, seguridad y el abaratamiento de costos se han convertido, según Alberto Casado, Gerente de Marketing de LINE para América Latina, en pilares de su apuesta: “La necesidad de adaptarse constantemente a las necesidades de los usuarios se hace cada día más imperiosa. Hoy, las personas y empresas demandan comunicaciones estables, seguras y a bajo costo, y a eso hemos apuntado desde el día uno”, sostiene. En un contexto en que los servicios de mensajería se han convertido en un lugar común, en el eje en torno al cual se articula la sociedad móvil y la cotidianeidad de las comunicaciones, las aplicaciones de mensajería en distintas plataformas están adquiriendo cada vez mayor valor. Y mientras la idea de pagar por una llamada pareciera ser cada vez menos atractiva, la tendencia de ofrecer y buscar opciones gratuitas para comunicarse comienza a cobrar sentido y transformarse en una realidad. En esta línea, la compañía ha desarrollado e impulsado un servicio de mensajería económico. Accediendo a una conexión pública WiFi, los usuarios pueden hacer llamadas completamente gratis a través de LINE Free Call, mientras que con un plan de datos, también pueden usar LINE Free Call o LINE Premium Call a muy bajo costo. En ese sentido, LINE ha sido uno de los pioneros de la industria, adelantándose a un fenómeno que no sólo cobraría importancia, sino que se transformaría en una piedra angular de las comunicaciones de la década actual. Y es que hoy, en un escenario globalizado, la premisa de los servicios de mensajería guarda creciente relación con entregar un mayor acceso a un mayor número de personas, con democratizar las comunicaciones, con hacer de éstas procesos seguros y confiables, y con brindar conexión a costos cada vez menores, adaptándose a las necesidades ilimitadas de personas, empresas y organizaciones.