BIOSTAR anunció sus nuevas placas madre basadas en el socket de Intel LGA1150. Por un lado tenemos al modelo GAMING Z97X pensado para gamers que desean alta conectividad con un poco de opciones para overclocking, un diseño atrayente y gran cantidad prestaciones. Dispone de un total de 12 fases de poder para el CPU, donde además del conector de alimentación de 24-pin, tiene uno de 8-pin.

Presenta tres ranuras de expansión del tipo PCIe 3.0 de 16x (8x/4x/4x); tres PCIe 2.0 de 11, seis puertos SATA de 6 Gb/s, y un conector M.2 (PCIe 2.0 de 2x). Cuenta también con dos interfaces Gigabit LAN a través de un controlador Intel y otro por el Qualcomm Killer E2200. El audio resulta igual de contundente.

La otra variante de BIOSTAR es el GAMING Z97W que carece de un tercer PCIe de 16x, emplea 10 fases de poder y contiene menor cantidad de prestaciones. Por supuesto el precio será mucho más bajo para un gamer que no quiere gastar demasiado.