Hace unos años era muy difícil poder comprar un SSD debido a su limitada capacidad y a los altos precios que estos costaba. Hoy en cambio ya es muy fácil encontrar SSDs de 256 GB de capacidad en torno a los 100 dolares, cuando hace un par de años un SSD de 64 GB podía costar perfectamente más de 200 dolares. Esta bajada de precios se debe a la gran aceptación que han tenido los SSDs en el mercado, lo que hizo que un montón de marcan se volcaran a este mercado haciendo muy competitivo ya que se lleno de ofertas y tampoco podemos olvidarnos del fake de las inundaciones en Tailandia las que “incrementaron” los precios de los discos rígidos haciéndolos poco atractivos frente a los SSD.

SSD-530-series

Ahora la guerra de precios llegaría a los SSD en formato M.2, el cual comenzó a popularizarse hace un par de semana con la llegada de las placas base Intel Z97/H97.

Fabricantes como Crucial o Kingston han duplicado el número de envíos de SSD hasta alcanzar las 600.000 unidades en un único mes para competir con SanDisk y Samsung, acción que llegará acompañada de una reducción de precio para estos SSDs que ofrecen un ancho de banda de 10 GB/s(superior al SATA III -6 Gbps-) gracias a su conexión PCI-Express 2.0 x2.

Por otro lado podemos encontrar implementaciones no estándar que gracias a la interfaz PCI-Express 2.0 x4 se consigue un ancho de banda límite de hasta 20 GB/s o incluso PCI-Express 3.0 x4 que alcanza los 32 GB/s (algo exclusivo, por ahora, de ASRock), por lo que los fabricantes se preparan una nueva guerra de precios, ya que se espera que los SSD M.2 reemplacen a los SSD de 2.5″ en un futuro muy cercano.

Fuente: techpowerup