Microsoft dio a conocer un profundo cambio acerca de la forma en que sus productos tratan con el adware, una forma de malware para forzar al usuario a ver publicidad extremadamente invasiva.

adwaremicrosoft

A partir del 1 de julio, cuando los productos de seguridad de la empresa —como Microsoft Security Essentials o Microsoft Forefront— detecten un programa como adware, detendrán inmediatamente su ejecución y notificarán al usuario, quién podrá restaurar el programa si así lo desea.

Actualmente, cuando uno de estos productos de seguridad de Microsoft detectan un programa como adware le advierte al usuario y le recomienda una acción a seguir. Sin embargo, si el usuario no hace nada, el producto de seguridad de todas formas le permite al adware continuar ejecutándose hasta que el usuario toma una decisión.

La idea de que ésta medida no se implemente inmediatamente es para darle un poco de tiempo a los desarrolladores para cumplir con las nuevas políticas de Microsoft, quién define adware como:

Solo consideraremos clasificar un programa como adware si se ejecuta en la máquina del usuario, y realiza notificaciones promocionando bienes o servicios en fuera del programa. Si el programa muestra publicidad dentro de sus fronteras, no será considerado adware.