Intel anunció que cerrará su planta de montaje y prueba en Costa Rica, a raíz de esto despedirá a unos 1500 empleados según informo la compañía esta semana.

Intel
La medida es parte de un plan más amplio para reducir en un 5% por ciento de su fuerza laboral global a finales de 2014. La compañía está luchando para reducir los costos, esto debido a la baja en las ventas en el mercado de computadoras personales, cuya demanda ha disminuido en relación a años anteriores debido al auge de otros dispositivos como tabletas, equipos ultra livianos y teléfonos inteligentes.

En este último contexto la empresa norteamericana no ha sido capaz de producir suficientes chips para smartphones y tablets, mercado dominado por gigantes como Qualcomm y Samsung con quien Intel, a pesar de su envergadura, no ha podido luchar de igual a igual.

Desde ahora las operaciones de montaje y pruebas (assembly and test unit) se moverán a otras instalaciones que tiene Intel en Asia – Malasia, Vietnam y China, lugares donde la mano de obra es mucho más barata que en occidente.

Intel constaba con una planilla de empleados de 2.500 personas en Costa Rica donde abrió sus operaciones en 1997, aunque antes de seleccionar dicho país de centroamérica, también evaluó establecer instalaciones en otros países como Chile, Argentina, Brasil, México, Indonesia y Tailandia, pero finalmente se estableció en Costa Rica.

Los 1000 empleados restantes se les asignarán funciones en el área finanzas, recursos humanos y otro poco dedicados a investigación y desarrollo, pudiendo agregar unos 200 empleados para labores de alto mando.

A finales de 2013, Intel tenía 107.600 empleados, distribuidos en sus tres fábricas de producción de chips en Estados Unidos, Irlanda, Israel y China, siendo hasta ahora Costa Rica un destino clave para pruebas de sus microprocesadores de gama alta.

Fuente: Bloomberg