Si bien no es nada “nuevo” para quienes entamos empapados en el mundo de la internet, en una de sus más reciente actualización de las condiciones de servicio de Google incluye una modificación para los usuarios de los servicios de esta empresa. Un comparativo muestra que las nuevas condiciones otorgan un mayor margen a Google para hacer uso de los contenidos creados por los usuarios de sus diversos servicios como Gmail.

gmail

En la versión publicada en noviembre de 2013, Google contemplaba que los usuarios podían “proveer” contenidos utilizando algunos de sus servicios. La actualización de este lunes ha sido ampliada a “subir, proveer, almacenar, enviar o recibir” contenidos. Siguiendo estos cambios, las nuevas condiciones especifican que al hacer uso de los servicios, los usuarios autorizan a Google hacer uso del contenido que sea “subido, provisto, almacenado, enviado o recibido” a través de los mismos.

Esto no es todo. En otro párrafo, Google admite que el contenido de los usuarios es analizado a través de sistemas automatizados para ofrecer nuevos servicios. Y eso incluye al contenido de los correos electrónicos:

Nuestros sistemas automatizados analizan su contenido (incluyendo correos electrónicos) para ofrecerle personalmente características relevantes de algunos productos, tales como resultados de búsqueda personalizados, publicidad a la medida y detección de spam y malware. Este análisis sucede cuando el contenido es enviado, recibido y cuando es almacenado.

Probablemente esto no represente una sorpresa para muchos. Sin embargo, el hecho de que Google admita públicamente las conductas que lleva a cabo puede sentar un precedente importante en la búsqueda de un cambio. Al menos es deseable que la operación de estos sistemas automatizados sea transparente para el usuario, ya que muchos dudarán antes de dejar de utilizar los servicios de Google, cuando su diversidad los ha llevado a integrarse en muchos aspectos de la vida cotidiana.

Fuente: Google