Hoy 17 de octubre ha sido el día elegido por Microsoft para poner a nuestra disposición la primera gran actualización de su sistema operativo estrella, Windows 8.1. Para los que ya sepan de sus bondades y/o novedades, simplemente decir que ya está disponible para su descarga desde la Windows Store, claro está teniendo Windows 8 previamente instalado, sin ningún tipo de coste adicional.

Windows-8.

Para actualizar basta acceder a la tienda de aplicaciones. La actualización mantendrá todas las aplicaciones de escritorio y tipo Windows 8 que hayas instalado, los archivos y las configuraciones. Igual es recomendable hacer algunos respaldos por si acaso, pero debería funcionar sin dolor.

La actualización pesa algo más de 3GB, por lo que puede tomar bastante bajarla.

Si estabas usando Windows 8.1 Preview, dependerá de la forma en que lo instalaste cómo actualizar. Si lo instalaste sobre Windows 8, podrás acudir a la tienda y conseguir la actualización sin problemas. Sin embargo, tendrás que reinstalar las apps que hayas bajado, porque no se mantendrán.

Si por el contrario instalaste Windows 8.1 Preview usando una ISO, puedes actualizar desde la tienda pero el sistema no se activará si no cuentas con una licencia. Microsoft señala que las licencias de Windows 8 existentes no funcionarán en este caso, por lo que lo recomendable es reinstalar Windows 8 antes de actualizar a 8.1, para no tener que comprar otra licencia.

Los requerimientos de sistema son los siguientes:

  • Procesador: 1 GHz o más rápido, compatible con PAE, NX y SSE2
  • RAM: 2 GB
  • Almacenamiento: 20 GB de espacio disponible en el disco duro
  • Resolución de pantalla de 1024 × 768
  • Tarjeta gráfica: DirectX 9 con controlador WDDM
  • Acceso a Internet para poder bajar la actualización