Este jueves el grupo SATA-IO encargado de delinear las especificaciones de las interfaces SATA ha lanzado las especificaciones finales de SATA 3.2,  la nueva revision al estándard que incluye los lineamientos finales para SATA Express, la próxima interfaz basada en PCIe  para dispositivos de almacenamiento, también el soporte para nuevos factores de forma y mejoras en la administración de energía.

SATA Express funciona mediante la utilización de dos ranuras PCI Express 3.0 para unidades más rápidas que requieren hasta 2GB/s de ancho de banda, o el estándar SATA 6Gbps (0,6 GB/s) para los elementos más lentos, como los discos duros.

Tradicionalmente, la ranura PCIe se ha reservado exclusivamente para tarjetas gráficas, tarjetas de expansión, y algunas unidades de almacenamiento de gama alta, pero con SATA Express, las tecnologías SATA y PCIe pueden coexistir.

Otros beneficios para SATA Revisión 3.2, incluyen soporte para unidades SATA que utilizan el factor de forma M.2, así como el módulo de almacenamiento universal (USM), que permite el almacenamiento extraíble y ampliable, en dispositivos tales como los ultrabooks.

Para las soluciones embebidas, la norma microSSD es compatible con los discos SATA de un solo chip, y para las unidades híbridas, un nuevo mecanismo denominado Hybrid Information, mejora el rendimiento de la unidad.

Por el lado de la eficiencia energética, se ha incluido DevSleep en SATA 3.2, que apaga casi totalmente la unidad, de forma que el consumo de energía se mantiene a un mínimo, pero, al mismo tiempo permite que se reactive de nuevo, prácticamente al instante.

Los informes de energía de transición SATA 3.2, también proporcionan la gestión de energía más avanzada, lo que combinado con DevSleep, debe permitir a laptops, un encendido instantáneo, con largos periodos de standby.

Fuente: Techspot