Gigabyte se suma al resto de los fabricantes que han aprovechado un bug existente en dichos chipsets para dotar a sus placas de overclocking, característica que hasta ahora eran exclusivas de las placas base Z87, las cuales por dicho motivo son más caras.

Gigabyte ha lanzado en el día de hoy una nueva versión (beta) de BIOS para sus placas base basadas en el chipset H87 y H85, versión que una vez instalada permite realizar overclocking a las CPUs Haswell “K” subiendo considerablemente sus frecuencias.

Las actualizaciones se encuentran en la página web oficial de Gigabyte, simplemente deben acceder elegir su placa madre y descargar la BIOS, aunque recomendaría esperar a una versión estable.

Fuente: TechPowerUp