La propagación de DNS no es algo que se entienda del todo bien y muchas veces se suele caer en el error de pensar que el “tiempo” que un dominio tarda en actualizarse es producto del “tiempo” que los servidores demandan en comunicarse entre sí. Esa simple explicación no contaría porque a veces un cambio de DNS lleva una demora de hasta incluso mas de 24hs.  La explicación se adecúa mas a este gráfico. dns-rev-1 Como verán. La propagación en sí de una entrada de DNS, siendo la mas conocida el “A” record que indica efectivamente la dirección de IP de un dominio no es algo que se “propague” propiamente dicho, sinó que responde mas al concepto del cache. Verán, cada vez que uno realiza un cambio de IP, lo que ocurre básicamente es que los demas servidores toman los parámetros específicos del servidor de DNS origen de ese dominio y luego cachean la entrada acorde a los usuarios solicitan esa dirección.  Si ocurre que un servidor ya posee esa entrada, deberemos esperar a que el caché “expire” en ese servidor, para que la solicitud se haga con una nueva dirección, provista por el servidor que efectivamente hizo el cambio. Esto fuerza a que debamos esperar, no en sí a la propagación, como si fuera un medio de diseminar el IP por la red sinó que debemos esperar efectivamente al vencimiento del “cache’ de cada servidor para hacer efectiva una nueva solicitud que cargará un nuevo IP. Esta espera, bueno, no podemos evitarla y no hay nada que podamos hacer por ella, pero lo que si podemos hacer es ser previsores, ya que una mala configuración nuestra puede provocar que el dominio que querramos modificar quede una gran cantidad de horas desactualizado, tirando abajo la web que deseamos promover.

Anticiparse con el TTL:

Una solución muy útil es ancitiparse a la tardanza y especificamente reducir el TTL  (Time to Live) de la entrada que queremos que se propague, de esta forma, estamos avisando efectivamente a los demas servidores que el tiempo de renovación del DNS es mas pequeño de lo normal, esto hará que su cache se actualice mas rapido por una simple razón, cada servidor que tome los nuevos parámetros tendrá un tiempo de respuesta mas corto. 2013-05-18_012351 En esta entrada, tipica de cPanel podemos apreciar la unidad de medida de TTL.  lo normal es 14400 para cualquier entrada MX (Mail) y A (Entrada de IP)  y 86400 para las entradas de NS (NameServers). La técnica mas común es, reducir estos tiempos a la mitad, 8800 para las entradas A y MX y 43200 para las entradas NS.  Una vez que el cambio se haga efectivo, podremos devolver estos valores a lo normal. No se olviden que es absolutamente necesario reiniciar BIND o el servicio que estemos usando para hacer efectivos estos cambios. Como sabremos si esto se está propagando correctamente por la red, les voy a obsequiar una poderosa herramienta que no todos conocen.

What’s my DNS:

La pagina se llama “whatsmydns” , pueden acceder presionando aqui. También pueden ubicarla facilmente escribiendo en google “What’s my DNS”. Lo que hace esta poderosa herramienta es mostrarnos en efecto el estado actual de la propagación de la entrada DNS que hemos modificado, insertando un dominio en el menu y eligiendo el tipo de entrada que querramos probar. 2013-05-18_012417 Una vez introducida la información, la web irá mostrando la propagación de ese IP. En este ejemplo vemos como todavía no se encuentra apropiadamente finalizado y tenemos entradas contradictorias. La herramienta es estupenda y nos permite calmar nuestros nervios a la hora de tener que esperar por un cambio.

Otros Detalles:

Existe un factor fundamental que muchos ignoran pero que es importante saberlo.  Una entrada nueva (que nunca existió en internet) se propaga casi de manera inmediata, por ejemplo, cuando creamos un subdominio que no estaba presente, este tipo de cambios tarda, como mucho, 1 minuto, sin embargo, toda entrada que tenia previamente información, tarda 5 veces mas de lo normal, es importante no olvidarse de configurar el TTL antes de realizar la propagación, esto es mas importante para las entradas ya existentes, que para las nuevas.

Resumen:

Antes de realizar un cambio de DNS hay que revisar las entradas de TTL, una vez que activan el cambio, no hay vuelta atrás y si ese cambio salió “a la red” con TTL’s altos, lo único que podemos hacer es esperar.  Es importante recordar que esta regla no es tan importante con los dominios nuevos o con entradas que nunca existieron previamente pero que es absolutamente fundamental con las entradas ya existentes. Para los ansiosos What’s my DNS puede ser una buena herramienta para darnos una idea de cuanto tiempo mas nos falta. Recuerden siempre, es mucho mejor prevenir que lamentarse, en lo que respecta a DNSs revisar 2 o incluso 3 veces todas las entradas antes de lanzarse a activarlas es siempre, la mejor opción.