Si todavía les queda espacio para un reporte financiero más, entonces sepan que a Take-Two no le fue nada mal en ventas durante su recién concluido año fiscal 2012, pues varios de sus juegos lograron rebasar las expectativas y entregar una fuerte suma de billetes verdes a los directivos de la empresa.

Pese a que no fue el regreso más brillante del año, Max Payne 3 logró vender 4 millones de unidades desde que fue lanzado en mayo de 2012; por su parte, Borderlands 2 aún se erige como el juego más vendido de 2K Games con sus más de 6 millones de copias comercializadas desde que vio la luz en septiembre pasado.

BioShock Infinite de Ken Levine y compañía fue otra de las sorpresas que lograron poner en alto el nombre de 2K Games durante el último cuarto del año fiscal, ya que con menos de dos meses en el mercado ha vendido más de 3.7 millones de unidades.

Otra de las fuentes de ingresos con mayor relevancia para la compañía fue el contenido descargable para juegos como Borderlands 2, la serie Grand Theft Auto, NBA 2K13 y XCOM: Enemy Unknown, además del gran recibimiento que tuvo el pase de temporada de BioShock Infinite.

Como era de suponerse, Take-Two espera grandes frutos para su año fiscal 2013, ya que su gallina de los huevos de oro, Grand Theft Auto V, verá la luz el próximo 17 de septiembre. Además, el CEO de la publicadora, Strauss Zelnick, afirma que ya están trabajando en proyectos para la nueva generación de consolas, una transición que calificó como algo “complicado y costoso” dado el tipo de juegos que hacen al interior de la publicadora.

Fuente: Polygon