Desde GameGPU nos traen otro de sus acostumbrados reviews a los más recientes juegos para PC, esta ve teniendo por protagonista al reciente título de Bethesda Game Studios: The Elder Scrolls V: Skyrim – Dragonborn, la tercera expansión de la saga The Elder Scrolls V: Skyrim.

Para este review usaron un equipo basado en el microprocesador Intel Core i7-3970X overclockeado a 4.9GHz, en el que probaron un total de 33 tarjetas de video basadas en diversos GPUs DirectX 11/11.1 de NVIDIA y AMD de variadas gamas y generaciones desde las GeForce 400 Series y Radeon HD 5000 Series hasta las actuales.

Sin mayor preámbulo, aquí algunos de sus test:

Fuente: Game GPU CHW