Nvidia afirma que los juegos consumen muchos de los magros recursos gráficos de los IGP de los SoC ARM actuales; por lo que han realizado una gran inversión en adaptar su arquitectura gráfica Kepler, usada en sus actuales GPUs para PCs de escritorio y notebooks GeForce 600/700 Series, hacia sus SoC Tegra para dispositivos portátiles (Smartphones y tablets) de bajo consumo y alta autonomía.

Kepler ha sido reducido a su mínima expresión reduciendo su consumo desde las varias decenas de vatios de sus versiones para notebooks, a tan sólo algunos cientos de milivatios para poder ser integrado en el SoC Tegra 5 “Logan”, pero a la vez manteniendo el suficiente músculo gráfico para mover aceptablemente juegos intensivos que hacen uso del API gráfica Microsoft DirectX 11 y gran número de efectos de sombreado e iluminación avanzados, en comparación con los gráficos DirectX 9 de muchos de los actuales SoC ARM.

Jen-Hsung Huang, CEO de Nvidia, afirma que su empresa tomó un gran riesgo estratégico, a fin de priorizar el llevar la arquitectura Kepler a sus SoC Tegra, postergando el desarrollo de sus demás productos, todo con el objetivo de desarrollar un SoC Tegra con un poder gráfico que adelante por varios años a lo que puedan ofrecer sus competidores.

Aunque aún falta un año para ver al SoC Tegra 5 “Logan” (Cortex-A15 + gráficos Kepler) en acción, Nvidia no desperdició la oportunidad para mostrarnos un ejemplar preliminar del SoC en plena acción ejecutando el juego Battlefield 3, mostrando una calidad gráfica considerablemente superior al del SoC Apple A6X, al que consideran un producto vintage del siglo pasado en cuanto a sus capacidades gráficas (aunque también deberían incluir en dicha categoría a sus actuales SoC Tegra 4 e inferiores con gráficos CineFX).

Procesador Tegra 5 Logan ejecutando Battlefield 3

Fuente: Venture Beat