La cuarta generación de procesadores Intel Haswell está a la vuelta de la esquina y ahora se da a conocer que gran cantidad de fuentes de alimentación actuales no son completamente compatible con dicha plataforma. Intel ha mejorado significativamente los estados de energía C6 y C7 deshabilitando el procesador casi por completo cuando está inactivo, lo que reduce su consumo al mínimo. Los procesadores actuales requieren una corriente de 0.5A, mientras que los nuevos Intel Haswell solo necesitaran 0.05A, diez veces menos, para funcionar.

Las fuentes de alimentación actuales suelen cumplir con el estándar ATX12V 2.3 que ofrece una corriente mínima de 0.5A, pero no menos. Aun así, muchas fuentes serán capaces de entregar tan baja potencia, pero las de más baja calidad o más antiguas podrían potencialmente fallar en el soporte de los estados C6 y C7 de ahorro de energía.

La solución a este problema sería tan fácil como deshabilitar los estados C6 y C7 en BIOS, lo cual simplemente no nos permitiría ahorrar tanto en momentos de suspensión.

Fuente: UK.Hardware