Columbia pudo haber desaparecido del ojo público, pero las historias sobre la ciudad continuaron, y cada una más fantástica que la otra. La más conocida fue la del gran Pájaro Cantor, una criatura monstruosa que capturó la imaginación de la gente alrededor del mundo y que incluso tenía una canción en los juegos infantiles:

“Pájaro Cantor, Pájaro Cantor
Lo ves volar, soltar niños desde el cielo
Cuando los jóvenes se portal mal
Los escolta a su tumba”

Los escépticos decían que esto era solo una fábula, hasta la aparición de cierto video en el año 1912 que evidenciaba la existencia del Pájaro Cantor. Se escucharon muchas teorías sobre aquella criatura, su origen y su propósito, la más aceptada siendo aquella de un guardián que protegía la ciudad de invasores. Pero las evidencias encontradas en los Alpes sugerían algo totalmente distinto: que el propósito del Pájaro Cantor no era evitar que algo entrara, sino evitar que algo saliera. El “Cordero de Columbia”, un niño adorado por todos y a la vez mantenido cautivo por el pájaro cantor.

Columbia: A Modern Day Icarus? Part 2

Fuente: Sitio oficial de BioShock Infinite