Todo parece indicar que Intel ha decidido dejar el mercado de las placas madres, comenzando por su línea “Desktop Board”. La compañía comenzará la contracción de su catálogo de motherboards con la llegada de los nuevos procesadores Intel Haswell bajo socket LGA1150, y eventualmente dejará el mercado en los próximos 3 años.  

Podemos tomarnos esta noticia desde tres perspectivas. La primera es que el mercado de escritorio está muy saturado y en rápido declive en relación con el resto de la industria del PC. La segunda son las marcas emergentes con una alta tasas de ventas de placas bases, que deja a Intel fuera de lugar.

La tercera, y más interesante quizás, es la posibilidad de que Intel haga este movimiento para tranquilizar a los fabricantes de placas bases, los cuales no están muy contentos con la noticia de que Intel pretende dejar de lago los sockets intercambiables para sustituirlos por BGA.

Fuente: TechPowerUp