Tras lanzar su conectividad ultrarrápida en Kansas City, en los EEUU, el gigante de Mountain View se encontraría trabajando sobre una red de conexión inalámbrica que funcionaría inicialmente en su sede central en California.

 

La red de Wi-Fi de Google en principio cubriría su campus de Mountain View, California, aunque este podría ser solo el comienzo para expandir su red inalámbrica a nuevas locaciones, según explica el diario The Wall Street Journal. El megabuscador presentó una solicitud para obtener una licencia experimental ante la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos con el fin de crear un “servicio de radio experimental”, con un alcance de 2 millas, que cubre su sede central.

Sin embargo, apunta el matutino, la red de Google utilizaría una frecuencia inaccesible para la mayoría de los dispositivos con Android, su sistema operativo, y los iPad y iPhone de Apple, aunque más rápida que las empleadas por Wi-Fi tradicional. Si bien la solicitud de Google ante la entidad reguladora es confidencial, de acuerdo con el medio la primera aplicación de la red experimental se llevaría a cabo en un edificio específico dentro del campus de la empresa, que consta de varios edificios.

El elegido para comenzar sería aquel donde opera el equipo de Google Fiber, parte de la unidad de Google Access, responsable de llevar la red de internet de alta velocidad (1 Gbps) a Kansas City, en Kansas, Estados Unidos. En la actualidad, además del servicio que ofrece en esa ciudad norteamericana, Googleanunció a comienzos de enero que proveería Wi-Fi al barrio de Chelsea, en Nueva York, y tiene un servicio similar para Mountain View, donde se ubican sus oficinas centrales.